Copa América de fútbol

Messi falla en la tanda de penaltis y Argentina fracasa en otra final

Chile se lleva una final brusca y dura (0-0), con ambos equipos con diez jugadores, y que volvió a decidirse desde el punto fatídico. Alexis Sánchez, el mejor jugador del torneo.

Messi falla en la tanda de penaltis y Argentina fracasa en otra final

Messi falla en la tanda de penaltis y Argentina fracasa en otra final EFE

  1. Copa América de fútbol
  2. Argentina
  3. Chile
  4. Lionel Messi

La imagen de Lionel Messi solo en el banquillo, ausente, lejano, quedará para siempre en su currículum. Minutos antes negaba con la cabeza y luchaba contra el maligno en su cabeza tras fallar el primer lanzamiento de su equipo en la tanda de penaltis.

Argentina y Chile comenzaron el año pasado una final interminable. Ha durado doce meses, siempre habitando un cero a cero y resolviéndose desde el punto fatídico. Siempre con la imborrable tristeza para Argentina y la gloria para Chile.

Antes de las lágrimas de Messi y de toda la nación argentina, hubo una final brusca y dura. Mercado le dejó la tarjeta de visita a Alexis, en el tobillo, cuando no se habían cumplido los primeros cinco minutos, resumiendo por dónde iban a ir los tiros. La tarascada de Isla a Di María –grata sorpresa su ansiada presencia–, junto al banderín de corner, fue la confirmación de las sospechas.

El primer arreón de Messi, organizando una contra con Higuaín, provocó la tarjeta amarilla para Marcelo Díaz, que solo así pudo soportar el quiebro del diez albiceleste. Se había superado ya el primer cuarto de hora, y ambos equipos presumían de rabiosas líneas avanzadas de empuje defensivo. Más Chile, que nada mejor en esas aguas.

Al rato, cuando conectaron por primera vez Messi y Di María en terreno peligroso, se escuchó el murmulló del público, sobresaliendo como un rumor sordo e inquieto, que se moría de ganas.

La primera jugada estrambótica del partido llegó en el minuto 20, procedente de un regalo de Gary Medel a Higuaín. El Pipita, con vía libre hacia el gol, definió peor que nunca, más obcecado que de costumbre, tuvo demasiado tiempo libre y la envió fuera, mientras Medel corría desesperado a empotrarse contra el poste para redimirse ante los suyos.

Estuvo casi más cerca de entrar el remate de cabeza de Otamendi en un golpe franco. Argentina comenzaba a marcar su territorio. Su mayor necesidad le obligaba. Levantar esta Copa América Centenario era casi una obligación.

El segundo arreón de Messi, organizando una ofensiva contra Marcelo Díaz en busca de su expulsión, provocó, para satisfacción argentina, la segunda tarjeta amarilla para el mediocentro del Celta de Vigo. Era el minuto 27 y el árbitro brasileño Heber Lopes no tuvo piedad. Si la primera tarjeta amarilla no tenía discusión, la segunda, típica obstrucción en la que no se pudo borrar, pudo ser demasiado rigurosa, tal vez. Implacable para el minuto que era, para el partido que nacía, para el listón del propio colegiado.

Messi en una jugada del partido contra el chileno Mauricio Isla

Messi en una jugada del partido contra el chileno Mauricio Isla Reuters

El choque, por supuesto, se transformó. Pero la rabia seguía. Pizzi, convencido, no sustituyó a nadie en ese momento. Diez minutos después ya tenían tarjeta también Mascherano y Vidal, tras una pequeña tangana en las inmediaciones del área argentina. También le tocó una amarilla a Messi, por fingir un penalti, con el árbitro en llamas.

La segunda jugada estrambótica del partido llegó en el minuto 42. Al borde del descanso y con Chile muy tocado, Marcos Rojo comete el tremendo error de atacar con una dura e innecesaria entrada a Arturo Vidal, que se retuerce. La tangana, esta vez grande, despista a todos y el árbitro emerge con una tarjeta roja por los aires que nadie sabía con seguridad para quién iba dirigida. Tras indagaciones, por fin se supo: el expulsado era Rojo, que aún seguía en el suelo. El lateral, con su imprudencia, había igualado las condiciones dejando a su equipo con diez jugadores. Surgía de la nada otra final. Otra final dentro de la final interminable.

Se enzarzaban incluso Martino y Pizzi, en la banda, durante los cinco minutos de descuento que se disputaron en el primer tiempo. El partido se desangraba entre asperezas y roces, que hacían herida poco a poco.

El segundo tiempo echó a andar sin cambios pero con variantes. Pizzi, como en el último tramo de la primera parte, retrasó a Vidal hasta el puesto de doble pivote con Aránguiz. El Tata Martino retrasó a Mascherano hasta el centro de la defensa y movió a Funes Mori al lateral izquierdo.

De nuevo tras un golpe franco, Higuaín lanzó por arriba un balón suelto. La final se les había enquistado a los dos equipos. Isla remató desviado un par de minutos después, en el 56´, en uno de los pocos acercamientos de Chile en lo que se llevaba del partido.

Un nuevo sprint de Messi provocó una tarjeta más, la de Aránguiz. El Tata ya había enviado a la ducha a Di María, que no podía más –entró Kranevitter, para cuidar el centro junto a Biglia–, y ahora descartaba a Higuaín para apostar por el Kun Agüero. Solo quedaban veinte minutos para el final del tiempo reglamentario y todo olía a 2015, pero con más drama si cabe. Una prórroga se le antojaba trágica al hincha más tranquilo.

Alexis casi rendido, agotado y lleno de golpes, consiguió driblar, luchar y regalar una valiosa opotunidad de gol a Vargas, por fin, que puso en dificultades a Romero. Pizzi cambió a Puch por Fuenzalida, porque Alexis, aun con la energía al límite, es la estrella que vive en la bandera chilena, es el estribillo del himno. Seguiría en pie hasta que le fuese humanamente imposible dar un paso más. Tenía más gasolina el Kun, que se entendía con Messi y llevaba también el murmullo a las gradas, acercándose a la portería de Bravo, pero sin tino en la primera intentona.

En el mismo instante en el que se cumplía el minuto 90, Beausejour alcanzó por fin la línea de fondo y su pase de la muerte llegó a la posición de Alexis, que, todavía en pie, pudo salvar a la patria, pero la atmósfera estaba muy cargada en el área pequeña de Romero. Argentina salió a la contra como si le fuera la vida en ello, y así era, viéndose Messi obligado a encarar a toda la selección chilena para un remate con corazón pero sin dirección, que fue el punto y seguido: la prórroga era inevitable.

El tiempo extra supo a juego duro y a más tensión. Fue en el minuto 98 cuando pudo variar definitivamente el rumbo del partido. Romero atrapó un agónico cabezazo de Vargas, a pase de Puch. Un minuto después, tras golpe franco lanzado por Messi, Claudio Bravo sacaba con las uñas un testarazo del Kun que ya se colaba en el arco.

Erik Lamela fue el oxígeno para Argentina en los últimos diez minutos. Combinó, colgó balones, apretó todo lo que pudo e hizo piña con Messi, que era la mejor forma de fabricar un gol que no llegaba. Y no llegó. Para cuando el árbitro dio paso a la tanda de penaltis, casualidad o no, Martino ya había borrado del partido y, por consiguiente, del listado de tiradores a los dos hombres que fallaron los lanzamientos el año pasado –Higuaín y Banega–.

La temida tanda decidió el trauma un año más. Vidal lo consiguió el año pasado pero no pudo hacerlo este. Romero se agigantó en el primer lanzamiento. Messi también lo consiguió el año pasado pero no pudo esta vez, se le fue muy arriba. Castillo rompió la red, adelantando a Chile. Exactamente lo mismo que Mascherano, para empatar. Aránguiz lo logró el año pasado y repitió ante Romero.

El Kun volvió a empatar la tanda. Beausejour convertía también y dejaba toda la presión para Biglia, que ya había sufrido durante todo el partido y sufrió más, porque erró también y le dejó el título en bandeja al último lanzador chileno.

El año pasado ese último lanzador fue Alexis. Esta vez el héroe fue el sustituto de Alexis, cuando las piernas del niño maravilla dijeron basta: Francisco Silva –ex de Universidad Católica, Osasuna y Brujas, y actualmente jugando en el Cruz Azul mexicano–. Para Silva es la foto de esta Copa América tan especial.

Esta generación chilena cuenta ya con otro capítulo en los libros de historia. De esta generación chilena nadie se va a olvidar. Con el paso del tiempo, además, su éxito se amplificará por haber pisoteado a la lujosa selección albiceleste. Se trata de la tercera gran final consecutiva que pierde la Argentina de Messi desde 2014.

Siempre con guiones crueles, y siempre pensando que esa crueldad no puede ir en aumento. Hasta que ves a Messi solo en el banquillo, ausente, lejano.