Eurocopa de Fútbol 2016

Inglaterra se choca contra Kozacik y queda segunda de grupo

La gran actuación del meta eslovaco desquicia a los de Hodgson que lo intentaron hasta el final (0-0). Muchos cambios y algunas mejorías pero los ingleses llegan a octavos sin un esquema definido.

Kozacik saca una jugada de peligro de Inglaterra.

Kozacik saca una jugada de peligro de Inglaterra. REUTERS

  1. Eurocopa de Fútbol 2016
  2. Selección fútbol Inglaterra
  3. Selección fútbol Eslovaquia

Inglaterra no pasó del empate ante Eslovaquia. El meta Kozacik hizo todo lo que estuvo en su mano para secar a los británicos y cuando él no pudo, sus centrales evitaron la derrota. Un 0-0 que clasificó a Inglaterra por detrás de Gales (Eslovaquia tendrá que esperar), quien tuvo más acierto de lo que han demostrado los ingleses en todo el torneo. [Narración y estadísticas: Eslovaquia 0-0 Inglaterra]

Tanto el juego mostrado como la alineación de Roy Hodgson dejaron claro que cada once de Inglaterra es un cúmulo de dudas. Seis nombres nuevos en la alineación y un planteamiento bastante diferente. El cambio no ha sido a peor pero muestra la cantidad de preguntas por resolver ahora que empiezan las eliminatorias. Entre pruebas y más pruebas, a Inglaterra se le escapó la primera plaza de grupo, aunque al menos han encontrado nombres que le dan más sentido a sus ataques: Jordan Henderson y Daniel Sturridge.

Hodgson encontró nuevos protagonistas pero faltó acierto

Roy Hodgson planeó el choque de manera distinta a las jornadas previas: evitó que el equipo se partiera y apostó por un centro del campo más junto y ágil. Con esas premisas Jordan Henderson y Jack Wilshere movieron el balón más rápido y arroparon más a Eric Dier tras pérdida. Mientras Wilshere demostró que no está físicamente para ser titular, Henderson agarró el timón. Otra variación de Hodgson fue cambiar a los laterales, Bertrand y Clyne corrieron menos que Rose y Walker, pero dieron más sentido a sus subidas. Del costado diestro con Clyne y Sturridge, por delante de él, llegaron las primeras ocasiones como el remate elevado de Vardy en el 5 o una buena jugada de Sturridge en la frontal en el 8. Pero también llegó el peligro atrás, Clyne estaba sin ayudas y fue el único foco de dudas inglesas en el primer tiempo.

Las ocasiones para los ingleses siguieron llegando: Lallana filtrándose por dentro en el 15; Vardy con un mano a mano que detuvo Kozacik tras superar en velocidad a Skrtel en el minuto 17; pases profundos de Henderson que descolocaron a los medios rivales forzando la amarilla de Pecovsky en el 22; y un centro lateral que acabó en volea de Henderson. Cuando Eslovaquia robó el balón tampoco quiso atacar porque el empate le aseguraba la clasificación. Kozacik desde la meta y un acertado Skrtel blocando disparos lo aseguraron.

Se puede extraer una muy buena lectura de las posesiones con Henderson y Sturridge, mezclando alturas, dando desborde pero también fiabilidad al medio tras pérdida. Inglaterra debe aprovechar todo ello aunque con ajustes ya que Wilshere decepcionó.

Un momento de pánico inglés y un monólogo final

Los diez primeros minutos del segundo tiempo invitaron a pensar en la sorpresa, sobre todo cuando la zaga inglesa comenzó a fallar. Primero un error de Bertrand que le costó la amarilla y posteriormente una cesión de Smalling que se quedó corta pero Mak no consiguió introducir el esférico en la meta de Joe Hart. Pasados esos diez minutos, Inglaterra recuperó el mando con los cambios: Rooney por Wilshere y uno ultradefensivo en Eslovaquia con Svento por Duda. A partir de ese instante los de Hodgson atacaron con muchos hombres. Dier dio otra lecciones de autosuficiencia en el medio y Henderson motivos para mantener la titularidad.

Con el ingreso de Alli en el 60 las ocasiones volvieron a sucederse, incluida una del joven inglés que despejó en la línea Skrtel en el minuto 61. Con Alli y Rooney en la frontal y Dier bastándose para cortar cualquier atisbo de peligro, Henderson empezó a mover el esférico. De poco sirvió porque la defensa eslovaca ya dejaba sin espacios a un Vardy que acabó los 90 minutos habiendo dado menos pases que Joe Hart demostrando que su contexto de partido es muy limitado.

Sin espacios en los metros finales Dier y Henderson se inventaron pases profundos. El primero fue Henderson quien dejó a Clyne mano a mano contra el meta eslovaco pero Kozacik volvió a salir ganando, después fue el pivote defensivo quien en el minuto 73 regaló medio gol a Sturridge con un balón a la espalda de los centrales que Sturridge no consiguió rematar. Con la entrada de Harry Kane en el minuto 75 el partido acabó como un monólogo inglés de tiros tapados y acumulaciones en el área rival. Ninguno de esos acercamientos consiguió su objetivo, tampoco los córners de los últimos diez minutos en el que sólo un remate de Cahill en el 81 puso en peligro el empate.

El empate final dejó a Eslovaquia con los deberes hechos pese a jugar con fuego y a Inglaterra con la sensación de haber desperdiciado la primera plaza pero con algunas lecciones muy claras: Eric Dier es su mejor noticia, Jordan Henderson debe ser el acompañante de Dier, Clyne-Bertrand en laterales saben medir mejor en ataque y el recurso Jamie Vardy se limita al espacio para correr. Los octavos no permitirán tantas pruebas para Hodgson.