Cine y financiación

Carmena quiere hacer de Madrid un plató de cine... si Rajoy le deja

El Ayuntamiento ha iniciado un proyecto de desarrollo audiovisual que contará con tres veces más de presupuesto que el que se destinaba hasta ahora (pasará de 400.000 euros a 1,2 millones).

Pedro Almodóvar en el rodaje de Julieta, en Madrid.

Pedro Almodóvar en el rodaje de Julieta, en Madrid.

  1. Manuela Carmena
  2. Ahora Madrid
  3. Ayuntamiento de Madrid
  4. Mariano Rajoy Brey

Madrid acogió el año pasado más de 10.000 rodajes. Películas, cortometrajes, publicidad… todos pasaron por la capital dejando una media de 27 proyectos diarios. Una cifra que parece abultada pero que sabe a poco. Madrid tiene capacidad para albergar muchos más y para convertirse en la capital del cine y en un gran plató que atraiga a todo el mundo. Así lo piensan desde el Ayuntamiento de Madrid, que ha iniciado un proyecto de desarrollo audiovisual que tendrá al frente a la guionista Lola Salvador -Premio Nacional de Cinematografía en 2014- y que contará con tres veces más de presupuesto que el que se destinaba hasta ahora (pasará de 400.000 euros a 1,2 millones).

Su primer paso tendrá lugar el próximo 14 de noviembre, cuando tenga lugar la jornada Madrid Plató en la que se reunirán los popes del sector con el objetivo de tener una fotografía más clara de cómo canalizar todo el potencial de la ciudad. En esas jornadas, tal como ha explicado el Ayuntamiento a este periódico, se tratarán las políticas y medidas para atraer rodajes que se están tomando en otros lugares del mundo. Para ello estará Zaib Shaikh, el director de la Toronto Film Commission, uno de los mejores ejemplos de cómo crear una industria desde cero, tal y como explicaba la productora Belén Atienza

Diálogo con el sector

Una apuesta para apoyar al cine desde las instituciones públicas que quieren cambiar lo que se hizo en la anterior legislatura. “Cuando entramos al Ayuntamiento hicimos un diagnóstico de acuerdo a la realidad que nos encontramos y en materia de cine y audiovisual pensamos que había margen de mejora. Lo contrastamos con el sector, mantuvimos conversaciones con todas las instituciones más relevantes y con personas claves que nos dieron sus impresiones de por dónde podíamos actuar", dice a EL ESPAÑOL José Haro, Jefe de Gabinete del Área de Cultura. 

Todos coincidían y de ahí nace este proceso. Lo que hacemos es un nuevo enfoque que no se hace de un día a otro y hay que dotarle de presupuesto, de personal, revestirlo de todos los marcos jurídicos necesarios y con un diálogo constante con el sector”, continúa Haro, que cree que el principal problema que había era de “voluntad, en la medida que no se había concretado nada y sin eso poco se puede desarrollar”.

El objetivo es reflexionar cómo debemos promocionar los rodajes en una ciudad como Madrid y que haya un espacio de encuentro para entidades y personas claves para que ellos compartan su mirada

En estas charlas, que suponen el pistoletazo de salida al plan, también se estudiará el impacto económico de los rodajes, así como casos de éxito de otras ciudades que pueden servir de ejemplo. Entre ellas Londres, cuya directora de Inversiones y Desarrollo de Negocio dentro de Film London, Helena Mckenzie, también acudirá. “El objetivo es reflexionar cómo debemos promocionar los rodajes en una ciudad como Madrid y que haya un espacio de encuentro para entidades y personas claves para que ellos compartan su mirada y que de ahí salga una conjura colectiva para que se cumpla en los plazos más prontos posibles”, añade.

La diferencia entre Londres, Toronto y Madrid radica en el apoyo estatal al cine que sí hay fuera. Los incentivos fiscales en ambos países son muy superiores a los que hay en España, donde se sitúan en el 20% para el primer millón y un pobre 18% para los siguientes. En el resto de Europa siempre se marca un mínimo del 25 o el 30%. Una cantidad que los productores de cine pelearon con Hacienda y que les fue negada en el enésimo revés del Gobierno de Rajoy a la industria del cine.

“Esa es una de las cuestiones a las que tenemos que dar respuesta, porque con estos incentivos no podemos entrar a competir en esa liga. Tendremos que ver qué podemos ofrecer, ya tenemos unas tasas para el uso del espacio público que son irrisorias, casi un regalo diría. Son muy baratas. No sé si pasa por bajarlas más, no creo porque nadie lo ha solicitado, así que lo que creo que tenemos que hacer es generar condiciones atractivas para que las productoras -que suelen estar afincadas en Madrid- tengan fácil poder rodar aquí”, expone el Jefe de Gabinete de Cultura que se manifiesta encantado de “acompañar a las voces del sector que reclamen la subida de los incentivos aunque no creo que debamos ser los protagonistas a pesar de que en Madrid se desarrollen la gran parte de rodajes de España”.

Menos burocracia

De esta jornada saldrán medidas concretas que acompañen a las dos que ya se han planteado. La creación de una Film Office para Madrid que sustituirá a la Madrid Film Commission que existía antes y que se encuentra completamente desmantelada y con una deuda que el ayuntamiento estudia si debe pagar.

“Existía la llamada Madrid Film Commission, que aglutinaba de forma formal en torno a una fundación gestionada por un patronato en el que participaban entidades privadas y organismos públicos como la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Se buscaba la promoción internacional como localización de rodaje, pero el diseño que se hizo nos ha conducido al fracaso, tanto es así que nos la hemos encontrado en proceso de liquidación. Un proceso empezado ya en la anterior legislatura por el Partido Popular”, subraya Haro, que prefiere no dar cifras de la cantidad de deuda que acumula y que añade que están valorando “jurídicamente cuáles son nuestras obligaciones” para asumir sus responsabilidades.

“No queremos repetir ese formato. Quizás no se conectaba con la realidad de las productoras y de la gente que lo necesitaba sino con la capacidad de legitimar que las grandes instituciones estaban haciendo algo al respecto. Fue un formato muy desde lo macro, hacia afuera, hacia la internacionalización, y te diría que incluso con unos presupuestos muy inflados que al final daban una imagen muy distinta de lo que debería ser ese espacio", explica.

Haro prefiere no dar cifras de la cantidad de deuda que acumula la Madrid Film Commissiony añade que están valorando “jurídicamente cuáles son nuestras obligaciones” para asumir sus responsabilidades

"Lo que se está demostrando, y no estamos inventando la pólvora porque lo están haciendo en Londres o Toronto, es que hay que tener una Film Office que garantice la interlocución, que es un paso fundamental. Que quien quiera venir a Madrid lo conozca. El principal problema que nos contaban las productoras es que no se daban facilidades en ese sentido. No saben en qué puerta tocar”, determina el Jefe de Gabinete sobre las medidas a tomar.

Para facilitar esto se creará una ventanilla única que agilice la burocracia para conseguir los permisos de rodaje en toda la ciudad. Hasta ahora cada edificio público dependía de una cartera diferente y los papeles se tenían que hacer en diferentes sedes, algo con lo que se quiere terminar, ya que se han perdido muchos rodajes por la ineficacia de ese sistema. “Tal cual están distribuidas las competencias en esta santa casa resulta que hay mucho Patrimonio municipal que tienen las juntas de distrito, o que las tiene un área, o las tiene economía o hacienda… un productor no tiene por qué sufrir esta locura institucional, tiene que haber una ventanilla única para presentar su propuesta y que la administración se lo facilite”, opina José Haro.

Desde el Ayuntamiento apuestan porque esa Film Office sea de gestión pública con “un formato que garantice que se cumplen los objetivos desde el ámbito público”. “Para el resto de proyecto se tendrán que buscar formatos más híbridos con colaboraciones o incluso licitaciones para prestar ciertos servicios, pero esto lo tendrán que decir Lola Salvador y su equipo”, zanja

¿Concurso público para el cine?

En este nuevo proyecto ha habido un punto que ha levantado polémica. El cambio de la dirección de Cineteca, un espacio público que hasta ahora dirigía Mikel Olaciregui y que ahora asumirá también Lola Salvador. Olaciregui por su parte dirigirá el Festival Documenta Madrid, que también depende del Ayuntamiento. Este cambio se ha producido sin tener en cuenta el código de buenas prácticas que defiende el equipo de Carmena y que se impone en los teatros, en contra de lo que ocurre en la Comunidad donde ellos eligen al nuevo gestor.

Nosotros hemos hecho discurso a favor del concurso público y creo que no hemos sido incoherentes con el fichaje de Lola Salvador 

Para José Haro esto se debe a las “circunstancias excepcionales” de este proyecto. “Nosotros hemos hecho discurso a favor del concurso público y creo que no hemos sido incoherentes con el fichaje de Lola. En materia de artes escénicas había ya unas bases y unas dinámicas creadas, un personal, un presupuesto, lo que es un proyecto cerrado al que llega una nueva dirección artística que se centra más en la programación".

"Esto es un nuevo proyecto", retoma, "esto no existía y por tanto no había las bases necesarias para sacarlo a concurso. Hacerlo hubiera sido una irresponsabilidad. No cambiamos sólo la dirección de Cineteca, sino que vamos a impulsar algo nuevo y para ello no hay personal ni presupuesto ni un horizonte claro y para ello hacían falta profesionales que conocieran bien el sector. En esta fase de transición ellos cumplirán con ese objetivo, y posiblemente lo que venga después, partes de ese proyecto puedan salir a concurso”, justifica el Jefe de Gabinete.