productor de 'mimosas'

Felipe Lage: "La reforma de la Ley del Cine es un crimen cultural"

El responsable de la película española galardonada en Cannes alerta sobre el fin del cine de autor en España.

Fotograma de Mimosas, producida por Felipe Lage y dirigida por Oliver Laxe.

Fotograma de Mimosas, producida por Felipe Lage y dirigida por Oliver Laxe. Zeitun Films

  1. Festivales de cine
  2. Cine español
  3. Festival de Cannes
  4. Ley del cine
  5. Ayudas al cine

Con el Festival de Cannes recién acabado toca hacer repaso. Valorar cómo han funcionado nuestras películas en el evento más importante del cine de autor a nivel mundial. Aunque se llevara toda la atención, hubo mucho más directores españoles además de Almodóvar. El director manchego fue el único de ellos que se fue de vacío a casa, ya que el resto de propuestas se llevaron los máximos galardones de sus respectivas secciones. Juanjo Giménez se hizo con la Palma de Oro al Mejor cortometraje por Timecode, mientras que Oliver Laxe se alzó con el Gran Premio de la Semana de la Crítica gracias a Mimosas.

Laxe, nacido en París pero gallego de adopción, es uno de los autores fundamentales de los últimos años del cine español. Su ópera prima, Todos vós sodes capitans, participó en la Quincena de los Realizadores del certamen francés, donde fue reconocido con el premio FIPRESCI. Cannes ama a un realizador que en España es un desconocido para casi todo el mundo. De hecho, cada proyecto nuevo es una lucha contra todos los elementos para levantarlo. El responsable de esta labor en la sombra es su propio hermano, Felipe Lage, que desde su compañía Zeitun Films realiza las películas más personales del cine de autor español, mientras intenta defenderlo de las políticas culturales que quieren hundirlo, como cuenta en esta entrevista con EL ESPAÑOL.

Felipe Lage, productor de Mimosas.

Felipe Lage, productor de Mimosas.

¿Cómo surge Mimosas, con la que habéis arrasado en Cannes?

Oliver es mi hermano, así que mientras estábamos rodando y acabando con Todos vós sodes capitans, montamos juntos Zeitun, nuestra productora. Este era un proyecto que venía de lejos, de antes de Capitans. La anterior la hicimos casi con nuestros propios medios, de una forma bastante artesanal, y esta necesitaba una producción mucho más grande, así que pensábamos que con el éxito logrado podíamos dar el salto y pasar a ser la productora.

En ese momento comenzaríais el proceso de encontrar el dinero para hacer el filme.

En este caso hubo dos líneas de financiación. Una fue la nacional, de la que me encargué yo, y la otra era lograr una coproducción internacional, algo que conseguimos tanto con Marruecos como con Francia.

Nos denegaron la ayuda del Ministerio en dos ocasiones. Pero esto no es un caso particular, es muy difícil para la gran mayoría de los autores conseguirla

Parece que coproducir es la única forma para sacar adelante proyectos más personales.

Yo la coproducción la veo siempre como algo para completar, como el postre en la comida. Mucha gente cree que es la panacea, porque aquí ahora hay pocos recursos, pero no tiene por qué ser así. Desde tu país necesitas financiar la mayor parte para mantener el control, porque si no te llevas el proyecto a otro país. Lo que llega de fuera tenía que ser para completar, no podía ser que la parte española fuera sólo un 10%.

Tengo entendido que os fue muy complicado obtener la ayuda del Ministerio de Cultura.

Nos la dieron al tercer año que la pedimos. Pero esto no es un caso particular, es muy difícil para la gran mayoría de los autores. La parte del presupuesto del ICAA dedicada a este tipo de cine es la menor y hay muchos proyectos que se presentan y también hay muchos intereses y poco dinero. Es difícil conseguirlo.

Parece que se menosprecia el cine de autor.

Totalmente, o eres cine comercial o no eres cine, así lo consideran. Fomentan y promocionan el otro, a nosotros nos quedan las migajas. Es una cosa de conciencia colectiva y política. Las ayudas del Ministerio y de las regiones tienen una función de protección cultural y artística que, para mí, no se cumple.

Parece que o eres cine comercial o no eres cine, así lo consideran. Fomentan y promocionan el otro, a nosotros nos quedan las migajas. Es una cosa de conciencia colectiva y política

¿Crees que también los medios de comunicación contribuimos a que sólo se difunda un tipo de cine?

Hay dos vertientes en la comunicación, existen los medios de comunicación privados, que responden a líneas editoriales que con intereses concretos, pero yo creo que el problema es más de los medios públicos. Me parece triste ver en el telediario de TVE los estrenos de Hollywood y que dejen de lado a otras películas españolas mas autorales. La misión de una cadena pública no es poner el tráiler de Star Wars y dar la espalda a otras propuestas. Creo que es muy significativo del país en el que estamos. El problema no es de Mimosas, ni de Oliver Laxe, sino de todos los autores y del cine desde un punto de vista autoral, y no son sólo problemas del cine, sino de todas las expresiones culturales que son dejadas de lado.

¿Os sentís representados y defendidos por asociaciones de productores como FAPAE?

Para nada. Hace casi dos años nació la unión de cineastas, un colectivo horizontal que va más allá de los productores y por el que sí nos sentimos representados. Hay técnicos, directores, críticos, periodistas… Quieren cambiar las cosas y hay muchas líneas de trabajo.

Parece que sólo se defiende el cine que da un beneficio económico.

El cine comercial, a tenor de las cifras que leo y se comunican, no tiene tanto rédito. Es un sistema bastante proteccionista, tanto de subvenciones como de participaciones, incluso de televisiones públicas, y se está manteniendo un pseudosistema comercial.

¿Con la reforma de la Ley del Cine cambiará algo?

El cambio es un crimen cultural y sólo va a empeorar la situación. Esta gran zanja que existe ya entre el cine comercial y el de autor se va a ampliar. El cine de autor va a resultar deportado, si pueden existirán sólo casos aislados e incluso heroicos. Con esta nueva ley nos encaminamos a que sean las televisiones privadas con 'majors' las que determinen qué tipo de proyecto se va a hacer. No tengo nada en contra de estos proyectos, es interesante que se hagan, pero la misión pública de un Gobierno o un Ministerio no es apoyar sólo a un tipo de cine, pero entran en valor agentes privados muy importantes a los que el Gobierno les esta haciendo un trabajo sucio a su favor.

El cine de autor va a resultar deportado. Con esta nueva ley nos encaminamos a que sean las televisiones privadas con 'majors' las que determinen qué tipo de proyecto se va a hacer

Para el cine de autor hay una partida concreta que ahora se basa en una serie de principios objetivos, como encontrar un mínimo de salas para el estreno etc.

Sí, son criterios objetivos, pero esas condiciones son una barrera de acceso que en la gran mayoría de casos no se pueden cumplir y que significan un destierro. Si de forma objetiva ya te dicen que no eres seleccionable o que no va a pasar esos criterios, ya encaminan a que ese proyecto no se haga. Entre esas condiciones está que tienes que estrenar mínimo en 15 salas a la vez. Esto olvida a otras ventanas y a otro tipo de cine experimental que tiene muy complicado llegar a salas comerciales. El Ministerio descarta este tipo de cine. Pensar en salas es reduccionista, igual que cumplir con un presupuesto conseguido, o depender del tamaño de la productora conseguida. El cine de autor se hace de poco a poco. Hay otros factores como el distribuidor, que normalmente entra al final, pero que aquí priman que tengas uno grande y desde el principio. 

Fotograma de Mimosas.

Fotograma de Mimosas. Zeitun Films

Este país no destaca por un numero de salas independientes, me refiero a que se salgan de las grandes redes de exhibición. Existe algún sector algo más independiente, pero conseguir 15 copias simultáneas un viernes es alto improbable. Me puedo remitir a que Isaki Lacuesta con Los pasos dobles, con la que ganó la Concha de Oro en San Sebastián, se estrenó en 18 salas, así que imagínate otro. La de Oliver tiene un premio en Cannes, pero hay otras muchas películas interesantes que lo tienen muy difícil.

La misión de una cadena publica no es poner el trailer de 'Star Wars' y dar la espalda a otras propuestas. Creo que es muy significativo del país en el que estamos

¿Están matando el cine de autor?

Totalmente. Extiendo la crítica a las administraciones y a las televisiones públicas nacional y regionales. En general los medios públicos, en su intención de competir y abarcar el máximo espacio y competir con las privadas, están utilizando sus mismas armas, con lo que se deja de lado lo artístico y cultural. Repito que no tengo nada en contra de ese tipo de cine, pero la misión pública es otra. Para eso pagamos impuestos. Las privadas dan ya ese servicio. Nosotros no somos unos mártires, vivimos en el país que vivimos y hay que aceptarlo, pero no vamos a dejar de criticarlo e intentar cambiarlo.

¿Os han dado la enhorabuena desde el Ministerio por el premio en Cannes?

Gente del ICAA sí que nos ha dado la enhorabuena, por eso peleas por entrar en Cannes, porque es un altavoz muy importante, una campaña de promoción que una productora pequeña no podría pagar. Y si encima tienes premio, ese altavoz va a ayudar a la difusión de la película, también a nivel internacional, aunque siempre es difícil.