DEPORTE Y DESIGUALDAD

Mireia gana, pero la derrota el machismo

Un estudio de la Universidad de Cambridge muestra a través de 160 millones de palabras las actitudes sexistas en el deporte.

Mireia Belmonte en la final de 200 mariposa.

Mireia Belmonte en la final de 200 mariposa. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Machismo
  3. Lenguaje

Como Mireia Belmonte es mujer no "gana" ni "domina", sino que "compite" y se "esfuerza". Eso es lo que se extrae del estudio de la Universidad de Cambridge, que tras analizar 160 millones de palabras concluye que el lenguaje deportivo que medios de comunicación y aficionados usan es sexista.

Además, el estudio afirma que en el deporte se habla casi tres veces más de los hombres que de las mujeres. En España ellas son las "reinas" del deporte, pero ellos son los "campeones". En Río hay 143 mujeres y 163 hombres, sólo 20 más aunque la mayor parte del tiempo la atención está en ellos. Incluso cuando ellas ganan, el foco cae fuera de su victoria ya que se habla de cuestiones relacionadas con su edad, su vida sentimental o su físico. De hecho, pese al triunfo de Mirea Belmonte en Río, su novio (piragüista y modelo), que no compite hasta el 19 de agosto, ha pasado a formar parte de la noticia. 

Mientras ellos 'dominan', ellas 'compiten'. Las mujeres son 'reinas' y los hombres 'campeones'

A través de fuentes como periódicos, foros de internet, blogs o tuits el estudio muestra el sexismo que los medios de comunicación y los aficionados usan para hablar del deporte, es decir, cómo el uso del lenguaje indica la actitud de género. El uso de términos neutros para los hombres se contrapone con el lenguaje infantil y tradicional que se usa para las mujeres. Ellas son ‘niñas’ o ‘señoras’, pero pocas veces ellos son ‘niños’ y muy pocas veces ‘caballeros’.

Una muestra de las actitudes sexistas.

Una muestra de las actitudes sexistas.

Para calificarlos a ellos se usan adjetivos como "rápido", "grande" o "magnífico". Pero en el caso de las deportistas se las define con conceptos relacionados con su edad, si está casada o divorciada, si ha estado embarazada recientemente e incluso se habla directamente de su pareja. Mientras que ellos "dominan", ellas "participan". Los deportistas hombres "batallan" y "ganan", pero las mujeres "se esfuerzan" y "compiten".

Los pasos que se dan hacia la igualdad se interrumpen con la manera de tratar la información deportiva y la manera que tienen los aficionados de referirse a ella. El fútbol que juegan ellas es femenino, el que juegan ellos es, simplemente, fútbol, advierte el estudio. Esto sucede con otros deportes como el golf, la equitación, las pruebas de velocidad del atletismo o el ciclismo.

Reacción ante las actitudes sexistas.

Reacción ante las actitudes sexistas.

La investigadora Sarah Grieves afirma que “la amplitud de las fuentes que hemos analizado permite que seamos capaces de dar una visión global del lenguaje utilizado para describir a las mujeres y a los hombres en el deporte. No es sorprendente que a las mujeres se les dedique mucho menos tiempo en directo que a los hombres y su apariencia física y su vida personal se mencione con mucha más frecuencia”. El estudio se ha realizado en ejemplos en inglés alrededor del mundo.

No es sorprendente que a las mujeres se les dedique mucho menos tiempo en directo que a los hombres y su apariencia física y su vida personal se mencione con mucha más frecuencia

“Discutimos más sobre el largo de la falda de Heather Watson [tenista estadounidense] que sobre sus posibilidades de ganar medallas”, señalan desde la Universidad de Cambridge. El lenguaje sobre la mujer está “desproporcionadamente” dirigido hacia características no deportivas. El lenguaje y la atención que se les presta. “Hablamos de los atletas hombres como Mo Farah o Bradley Wiggings, en lugar de las ganadoras femeninas como Nicola Adams o Laura Trott”.