Tecnología

La nueva vida de un mando de Nintendo de los 80: dirigir drones

Controlar un dron con el 'poder' de la mano es posible gracias a un ejercicio de reciclaje de un mítico mando para la consola NES. 

¿Alguien se acuerda del Power Glove para la NES de 1989?

¿Alguien se acuerda del Power Glove para la NES de 1989?

  1. Nintendo
  2. Ingeniería
  3. Drones
  4. Estados Unidos
  5. Investigación tecnológica
  6. Consolas

Hemos visto dirigir drones hasta con la mente, pero no todo tiene que se tan complicado. Un ingeniero estadounidense ha conseguido adaptar el mando Power Glove, creado por Mattel para la tercera generación de la consola NES de Nintendo, y con él puede dominar un dron cuadricóptero AR.Drone de Parrot.

El Power Glove es un guante que incluye un aparatoso controlador para videojuegos que, en su momento, fue muy criticado por su falta de precisión.

En realidad, este mando -hoy convertido en objeto de culto entre los gamers y algunos programadores nostálgicos- fue un estrepitoso fracaso comercial y llegó a ser considerado uno de los 10 peores controladores de todos los tiempos, según la revista especializada IGN.

Pese a su aparición en la película El campeón del videojuego (The Wizard, 1989) -un film producido por Nintendo que no dejaba de ser una larguísima promoción de sus productos- tuvo una aceptación muy discreta: cerca de 100.000 unidades vendidas en EEUU hasta su retirada, un año más tarde.

Ahora, el ingeniero Nolan Moore ha presentado una adaptación de este guante con una función muy diferente: dirigir un dron a distancia con el movimiento de su mano. Para ello, en realidad, sólo ha conservado la carcasa del dispositivo, que compró a través de eBay (y que desempacó con mimo).

Según cuenta The Verge, una gran parte de los componentes electrónicos originales han sido sustituidos por sistemas más modernos de control, transmisores WiFi e incluso sensores de flexión en el dedos.

Él mismo explica que "el Power Glove no estaba a la altura de la publicidad masiva generada por los anuncios y por cierta película infame". Por eso, se puso manos a la obra para transformar este mando en algo más, a tiempo para presentarlo en la feria Mini Market en Las Vegas.

Así, el resultado final es un controlador que funciona mucho mejor que aquel que decepcionó a tantos niños hace 27 años, y que es capaz de gobernar un dron con la mano con cierta precisión.