Ciencia y Humor

Un dibujante español para la portada más política de 'Science'

La célebre revista científica encarga a Ricardo Martínez crear la portada de su último número, centrado en la pugna electoral entre Hillary Clinton y Donald Trump. Así se fraguó.

La portada del último número de Science.

La portada del último número de Science.

  1. Revistas científicas
  2. Humoristas
  3. Revista Science
  4. Ilustradores

En su último número, Science se vuelca en la campaña electoral estadounidense para ofrecer, en un concienzudo análisis, los retos científicos que tendrá que sortear el próximo presidente, ya sea Hillary Clinton o Donald Trump. 

A menos de 20 días de la cita con las urnas, la revista pone en el centro del debate asuntos como la subida del nivel del mar, la edición genómica, la inteligencia artificial o las enfermedades emergentes. Y para ilustrar tamaña apuesta editorial, Science ha escogido a un viejo conocido de la prensa española: Ricardo Martínez, dibujante en El Mundo y otras publicaciones.

"Cuando me salen cosas en revistas americanas es siempre a través de mi agente en Estados Unidos, Richard Solomon, las revistas le contactan a él", explica a EL ESPAÑOL el caricaturista.

Hubo dos confluencias para que Ricardo acabara diseñando la portada de una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo. La primera es que el director gráfico de Science es el español Alberto Cuadra, quien seguía de cerca el trabajo del dibujante. En segundo lugar, Ricardo ya había hecho un trabajo similar en las presidenciales de 2012 para Scientific American, que valoró en un artículo el acervo científico de Mitt Romney y Barack Obama.

Ricardo Martínez para Scientific American, 2012.

Ricardo Martínez para Scientific American, 2012.

"Querían una portada con animales que tuviera un toque caricaturesco, pero era un cambio tan brusco con respecto a lo que suelen hacer normalmente que decidieron contactarme como especialista en el tema", bromea Ricardo.

El proceso creativo

Inicialmente, la portada de Science iba a representar al burro demócrata y al elefante republicano frente a una pizarra donde aparecieran escritos los temas que se trataban en el especial. "Yo les mandé varios bocetos, con animales mirando a la pizarra y otras ideas diferentes", dice Ricardo. "La que más les gustó fue la del elefante y el burro con estos frascos".

Las etiquetas de los botes iban en blanco, Science las rellenó.

Las etiquetas de los botes iban en blanco, Science las rellenó.

Quizá estén presuponiendo que el propio viñetista fue quien decidió que la edición genómica o la salud cerebral entraran en juego en el dibujo. Sentimos decepcionarles, pero fue obra de los editores de la revista. "Yo lo iba a poner primero en blanco sobre el color del líquido, pero ellos optaron por la etiqueta, se lo mandé con las dos posibilidades y finalmente los textos los pusieron ellos", explica.

Además, Ricardo explica que los responsables de la revista querían al principio que el elefante se pareciera a Donald Trump y el burro a Hillary Clinton. "Es algo que ya he hecho bastantes veces, esas caricaturas antropomorfas". Afortunadamente para el conjunto, "los puse con cara de elefante y burro porque si no hubiera sido una pesadilla: la cara del animal antropomorfizado en político con la mascarilla encima habría sido un desbarajuste tremendo", sonríe.

Ciencia y cómic

La colaboración entre la ciencia y el cómic es fructífera, como demuestra por ejemplo Randall Munroe y su tira XKCD. Pero además, si algo ha advertido Ricardo de sus colaboraciones con Scientific American, Science o la propia sección de ciencia de El Mundo, es que "por lo general, a los científicos les suele gustar mucho el humor".

Einstein descubre que el tiempo es, en realidad, dinero (1985).

Einstein descubre que el tiempo es, en realidad, dinero (1985). Flickr

Entre sus referentes en este sentido, el dibujante suele contar a Gary Larson. "Hacía una tira llamada The Far Side y muchos de los chistes eran con científicos, creo que las revistas científicas deberían tener más chistes y más humor", concluye Ricardo.