Como viene siendo habitual en los últimos años, de cara a celebraciones como Halloween y Carnavales, el sindicato de enfermería SATSE ha vuelto a pedir por escrito a las grandes empresas que dejen de vender disfraces de "enfermera sexy" y también de "enfermera sangrienta", dos indumentarias que se comercializan en tiendas y también en las grandes plataformas de venta online que "sexualiza" la profesión y "distorsionan la percepción de nuestras funciones".

Noticias relacionadas

Las enfermeras señalan a eBay, a Aliexpress y a Carrefour, que todavía tienen a la venta artículos de este tipo, poniendo de ejemplo a otras empresas como El Corte Inglés, Alcampo, Kiabi e incluso Amazon, multinacionales que ya han ido retirando esa clase de género de sus catálogos asumiendo las demandas del colectivo de sanitarias:

Las enfermeras denuncian sexismo y sexualización de las mujeres que ejercen la Enfermería, pero también advierten que este tipo de disfraces se comercializan para niñas. Ropas blancas ajustadas, cortas y escotadas con las que ven "seriamente dañada nuestra imagen y reconocimiento social" en un momento en el que se había conseguido "mayor visibilidad y conocimiento de la labor asistencias y de cuidados que realizamos" en el contexto pandémico.

No obstante, que todavía se sigan comprando y vendiendo estos disfraces ofensivos supone que "aun queda camino por recorrer". Citan, de hecho, un estudio en el que hablan de que "nueve de cada diez profesionales de la Enfermería consideran que aun existen estereotipos sexistas y retrógrados vinculados con su profesión y que afectan especialmente a las mujeres", así como también el polémico cartel sexista de una fiesta de Talavera de la Reina.

Reconociendo desde SATSE que se han dado avances positivos en este campo y que cada vez son menos estas representaciones sexualizadas, no dejan de reivindicar que se rompa con los estereotipos a través de sus campaña de información y sensibilización que cobran un mayor sentido en las épocas del año en las que la gente se disfraza.