El restaurante AQ de Tarragona ya lo anuncia en su biografía de Twitter: "platos para compartir y pocas tonterías". Fieles a esa filosofía, este establecimiento está en boca de todos después de haberle dado una contundente respuesta a la influencer que se ha puesto en contacto con ellos para solicitarles comer gratis a cambio de publicidad en sus redes sociales, una táctica a la que se han tenido que acostumbrar los que se dedican a la hostelería.

Noticias relacionadas

Si desde que empezó la pandemia el sector es uno de los más perjudicados y ese extremo debería tenerse en cuenta a la hora de plantear ciertas colaboraciones, además es que esta mujer fue a seleccionar un local que no parece que necesite de su ayuda para promocionarse. Con una imagen corporativa cuidada y miles de seguidores en las redes, en AQ han tenido claro desde el principio que no sucumbirían a estas propuestas.

Lo han explicado compartiendo en su Twitter la respuesta que le han dado a la influencer, que se había dirigido a ellos para ofrecerles una colaboración "original" y "divertida" que pasaba por "comer en el restaurante de forma gratuita y, a cambio, publicar toda la experiencia, con stories y post promocionándolo". Con una valoración de 4,6 puntos sobre 5 en las reseñas de Google, sin ninguna necesidad de promociones, el restaurante ha aprovechado para reflexionar sobre ello.

"Pague lo que le toca"

Han explicado que llevan 14 años sin hacer publicidad en medios de comunicación, invitándola a probar la calidad de sus platos por ella misma porque "en los 16 años del restaurante han pasado los mejores críticos del país y siempre han opinado (bien, por cierto) lo que les ha parecido, y por supuesto pagando". Han citado, además, varias de las cabeceras de renombre donde han aparecido las reseñas:

También le han recordado a la influencer que "en los tiempos que corren, después de la pandemia mundial y de tener el restaurante cerrado y con restricciones, venir a pedir comer gratis me parece una falta de empatía y oportunismo por su parte. Vaya usted donde quiera, pague lo que le toca, como hacemos todos, y opine lo que quiera", le han recomendado, preguntándole finalmente "¿qué pasaría si viniese y la comida fuese basura? Sus seguidores se mercen una opinión libre. ¿No cree?".