La mayor virtud de la gastronomía española está en su variedad. Hay casi tantos platos típicos como municipios pueblan el país y eso provoca que, de vez en cuando, descubramos algún bocado suculento que desconocíamos. Como por el momento lo del turismo gastronómico fuera de nuestra comunidad no está permitido, sino que es un privilegio que dejamos en manos de franceses y alemanes hasta nuevo aviso, toca que el viaje sea a través de las redes sociales.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la propuesta culinaria que se ha hecho viral durante esta última semana en Twitter no encaja en los cánones de lo que consideramos apetitoso. Un tuitero ha compartido la fotografía de una mona de Albacete y los tuiteros se han quedado boquiabiertos con la mezcolanza de ingredientes dispuestos en una masa ovalada que para algunos, como veremos más adelante, guarda cierta similitud con una célula.

Pimiento rojo, pimiento verde, panceta, un huevo con su cáscara, chorizo y una sardina coronan una creación que a los que no somos albaceteños nos ha sorprendido en la misma proporción en la que nos ha provocado acidez de estómago con solo mirarla. "Cariño, ¿estás bien? Apenas has tocado tu mona de Albacete", escribía el tuitero que le ha dado fama en la red social:

La ya famosa mona de Albacete pasará a la posteridad de Twitter por haber sido capaz de provocar miles de reacciones, sin que ninguna de ellas haya sido de aprobación. Nadie ha dicho "qué buena pinta" ni "me la zamparía sin duda" ni "os estáis pasando, seguro que está buena", no. Ni un solo tuit ha ido encaminado a salvarla del patíbulo y, sin embargo, todos le han disparado con menor o mayor cierto:

La mona salada u hornazo

Basta con una búsqueda rápida en Google para saber más sobre esta mona salada a la que suelen llamar hornazo y que se come tradicionalmente en el Jueves Lardero, la fiesta popular que se celebra el jueves anterior al Carnaval pasando el día en familia al aire libre y degustando este bocado tradicional que a muchos se les ha indigestado en Twitter.

La masa está hecha con harina de trigo, levadura, agua, aceite de oliva, manteca de cerdo, sal, pimentón y huevo, mientras que los ingredientes que no pueden faltar en su superficie son el huevo cocido, los pimientos rojo y verde, el chorizo y la panceta o la sardina salada o, en este caso, las dos a la vez, quizás lo que más haya chocado de la receta junto con la cáscara del huevo que, queremos pensar, se saca antes de comerse por el bien de nuestros pobres dientes.