La noticia ya había saltado el pasado mes de octubre: Disney reforzaría las advertencias sobre contenidos racistas, homófobos y despectivos con otros colectivos que conservan en sus producciones, en su mayoría en aquellas que se estrenaron hace décadas, cuando la sociedad era bastante distinta a la actual. En concreto, retira títulos como Peter Pan, Dumbo o Los Aristogatos de su catálogo infantil y se podrán visualizar únicamente en el apartado de adultos.

Noticias relacionadas

Así, dejando la reproducción del contenido en manos de adultos, confían en que sean ellos los que establezcan un debate a raíz del texto de la advertencia: "Este programa incluye representaciones negativas y/o un mal tratamiento de personas o culturas". En el caso de la historia de aquel niño que vivía en el país de Nunca Jamás con los Niños Perdidos, el aviso surge por el tratamiento a los nativos americanos que poblaban esas tierras que imaginó J. M. Barrie.

Que la película se refiera a la tribu como "pieles rojas" lo consideran racista y, además, que Peter y los niños bailen ataviados con plumas y pinturas tribales creen que es "una forma de burla y apropiación de la cultura y las imágenes de los pueblos nativos", explicaron hace cuatro meses desde Disney, generando la polémica habitual cuando sale a la palestra cualquier noticia relacionada con el revisionismo cultural.

La provocación de Jiménez

Pasado el tiempo, cuando la llama de la controversia se había mitigado, solamente alguien con ganas de avivarla sacaría a colación el tema de nuevo y ese ha sido Iker Jiménez. El periodista, que parece haberle cogido el gusto a estar en la diana de las redes sociales últimamente, ha escrito un tuit para abrir de nuevo el melón. No obstante, lejos de precisar que la película no ha sido borrada del catálogo general, sino solamente del infantil, ha dejado ese extremo a la libre interpretación de sus seguidores:

Aquellos que no disponen de Disney Plus para comprobarlo se encendieron entre los mimbres habituales con los que se confeccionan este tipo de debates: que si la generación de cristal, que si las cosas no hay que juzgarlas con los ojos de ahora, etcétera. Sin embargo, aquellos que sí disfrutan de la plataforma han querido demostrar que continúa en el catálogo:

E incluso explicar, como no lo había hecho Jiménez, qué es lo que había ocurrido:

Destapado esta especie de bulo con dudosa intencionalidad por parte del periodista, Twitter fue testigo de innumerables críticas hacia él:

Pero Iker Jiménez, lejos de dar su brazo a torcer y reconocer que faltaba información en su mensaje tal y como le explica este tuitero...

...ha seguido defendiendo su criterio...

...a pesar del zasca:

A mayores ha optado por mofarse escribiendo varios tuits irónicos sobre el asunto:

Parece que al polémico Iker Jiménez le sigue costando eso de rectificar.