Que las reseñas se han convertido en un arma de doble filo no es nada nuevo. La idea inicial de dejar una opinión valorando un producto, un lugar o un servicio para ayudar al resto de usuarios a que su experiencia mejore ha pasado a un segundo plano para algunas personas, dedicadas en cuerpo y alma a dejar sus críticas motivadas más por sus ansias de boicot que por ser fieles a la realidad.

Noticias relacionadas

En La Jungla hemos visibilizado el chantaje al que someten algunas influencers a los establecimientos de hostelería, pero también al sabotaje que sufren los restaurantes por cuestiones tan dispares como haber servido un cachopo a Pablo Iglesias o, como en este caso, porque las medidas anticovid de los dueños les han parecido demasiado estrictas a una clientela que parece no haberse enterado de que estamos en plena pandemia.

El blanco de las críticas injustas ha sido el restaurante Niza, ubicado en Valladolid. Su fundador, Gonzalo Soriano, ha empleado las redes sociales para contar su versión sobre la reseña que una mujer llamada Cristina había dejado sobre su local en la plataforma TripAdvisor. "Cuatro horas hace que os hemos echado por incumplir las normas sanitarias, hemos llamado incluso a la Policía por vuestra actitud", escribió en su denuncia viral.

"Cambiaría al encargado"

Soriano completó su mensaje asegurando que "veros salir por la puerta ha sido lo mejor del día" y lo ha acompañado por varias capturas de pantalla en las que se puede leer la valoración de Cristina: "No me gusta, la comida sabe a cubitos de carne. No recomendable, poca calidad, mucha tontería con las medidas de seguridad. En cuanto a calidad, pésima, caro para ser comida basura". La mujer también había pasado por Google para reiterar que el Niza es "mediocre y muy mala ventilación. Carece de luz natural y ventanas; realmente no es el lugar ideal en el actual estado".

Hasta aquí podríamos decir que se trata de la misma venganza que hemos visto otras veces: los clientes se marchan enfadados del local y escriben las primeras cosas que se les pasan por la cabeza para perjudicarlo. Sin embargo, en esta ocasión la mujer ha quedado totalmente retratada porque ella misma había dejado reseñas con anterioridad, cuando el Niza le parecía "excelente".

El mismo perfil, el de Cristina, decía en septiembre que era "sorprendente de principio a fin. El servicio excelente. La comida riquísima, todo delicioso, los crepes Mars deliciosos y el capuchino", llegando incluso a decir que es su "restaurante de referencia en Valladolid" y que todo esta limpísimo, muy bien decorado y con "seguridad frente al Covid":

Los cómplices

Por si los argumentos de Cristina no fuesen suficientes, la mujer consiguió que otros perfiles criticasen en falso al restaurante en la plataforma con una reseña surrealista: "Alucinante estar comiendo y que todo el rato agobien con la dichosa mascarilla", destacan, además de acusar al "encargado" de amenazar a la mesa de al lado. Todo un burdo invento, según Soriano:

Menos mal que de un tiempo a esta parte TripAdvisor responde rápidamente filtrando este tipo de comentarios negativos y en esta ocasión finalmente todo quedó en una anécdota:

Que, desde el restaurante, se han tomado con humor:

Además, han sido muchos —el tuit ha llegado a miles de personas en Twitter— los que han anotado el nombre del Niza para cuando la normalidad permita visitar Valladolid.