Parece mentira que a estas alturas de la película todavía tengamos que lidiar con debates como el que puso encima de la mesa Pablo Motos el pasado lunes, cuestionando la diversidad lingüística del español en nuestro país. El presentador de El Hormiguero esta vez no arremetió contra Pedro Sánchez o Fernando Simón, como nos tiene acostumbrados últimamente, sino que puso en el centro de la diana algo tan nuestro como el acento andaluz.

Noticias relacionadas

Al otro lado de la pantalla, en videollamada, el también presentador Roberto Leal charlaba con Motos para promocionar el estreno de Pasapalabra en Antena 3, adelantando algunas de las claves del regreso del formato a la cadena. Parece obvio que hacerse cargo de un concurso de esas características es todo un reto para el conductor del programa sea cual sea su origen por la rapidez de reacción y la perfecta vocalización que exige la velocidad a la que se hacen las preguntas.

Sin embargo, a Motos le pareció que sería especialmente difícil para un presentador con acento andaluz como es Roberto Leal. Así que, ni corto ni perezoso, le preguntó si lo iba a "suavizar". El sevillano, haciendo un ejercicio de contención y elegancia sin precedente, le contestó que "no tiene que ver el acento con la pronunciación o la dicción. Trataré de articular más, pero los concursantes me entienden perfectamente, llevo 20 años trabajando en televisión":

La respuesta de Leal no demoró su llegada a Twitter, donde el séquito de detractores de Pablo Motos gana acólitos cada día. De modo que las críticas fluyeron como un torrente, sobre todo llegadas de perfiles de andaluces hasta el gorro de estos chascarrillos que suponen, finalmente, un grave prejuicio:

Y es que los tuiteros se regodearon en el zasca...

...e incluso se atrevieron a pedir que Motos deje la televisión:

"Que se busquen otro estereotipo"

Parece obvio que la desafortunada pregunta de Motos encierra, como explica nuestra compañera Lorena G. Maldonado en este artículo, un poso de clasismo. Y es que los andaluces están hartos de que se cuestione su capacidad o su cultura por su forma de hablar. Precisamente, la pasada semana, volvía a salir el tema en relación con la ministra portavoz, la sevillana María Jesús Montero, e incluso Pérez-Reverte tuvo que salir a poner orden.

El nombre de Roberto Leal ha estado buena parte del martes entre las tendencias de Twitter y algunos usuarios andaluces rescataban una entrevista en la que el presentador conversaba con el cómico Manu Sánchez. Este último, hastiado de la cantinela, pronuncia unas palabras que no estaría de más que escuchase Pablo Motos y los que piensan como él:

[Más información: Lluvia de 'zascas' a Fran Rivera por su confuso 'análisis' de las fases de desescalada]