Si Twitter ya se caracterizaba antes por ser el rincón del odio, desde que el confinamiento ha hecho mella en nuestro estado de ánimo y compartimos mesa y mantel con la política, la red social se ha vuelto una auténtica espiral de destrucción. Una ojeada basta para turbarse durante lo que resta del día. Da igual que tengas la suficiente contención como para no entrar al trapo: cinco minutos son suficientes para agarrarse un buen cabreo.

Noticias relacionadas

Los hunos y los otros, parafraseando a Miguel de Unamuno, han tomado la palabra y no la sueltan, mientras el resto asistimos como convidados de piedra al dantesco espectáculo. No obstante, la solución a nuestros problemas podría estar mucho más cerca de lo que imaginábamos y el escritor Juan Gómez-Jurado ha querido iluminarnos.

Y es que no todos los usuarios saben que Twitter incorpora una función muy simple (y muy útil) que juega a nuestro favor para evitar al trol de turno. Así, siguiendo unos sencillos pasos, el universo del pajarito azul puede volver a ser un remanso de paz aplicando los clics adecuados:

Las reacciones a la revelación de Gómez-Jurado fueron muchas y variadas, bebiendo bastante de la ironía:

Eso sí, también le han demostrado que detrás de su truco se esconde una gran paradoja:

¿Qué palabras ha silenciado él?

Por supuesto, la curiosidad de los tuiteros no falla y fueron varios los que preguntaron a Gómez-Jurado por su lista de palabras silenciadas. El escritor las ha compartido sin problema:

Pero esto no es todo, también ha hecho un par de recomendaciones más para que nos quede el Twitter como una patena:

Y, por si fuera poco, ha desvelado la fórmula mágica para zanjar cualquier discusión. La clave que hace realidad aquello de que dos no discuten si uno no quiere:

Todo sea por dar ideas para que se respire un ambiente más cordial en las redes sociales.

[Más información: El experimento de la RAE que ha dividido a España: ¿cuál es el nombre de este helado?]