Era cuestión de tiempo que el coronavirus infectase a algún personaje relevante de nuestro país. Este martes a mediodía Santiago Abascal colgaba en su cuenta oficial de Twitter un comunicado en el que anunciaba que Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, había dado positivo en la prueba del Covid-19.

Noticias relacionadas

En el mismo comunicado, el partido ha pedido perdón por la celebración del acto que que tuvo lugar el pasado domingo en Vistalegre. Eso sí, haciendo responsable también al Gobierno por no haber implementado medidas severas mucho antes. De hecho, en la línea de echar balones fuera, el partido de extrema derecha todavía ha querido decir algo así como "mira que os lo advertimos" escribiendo en la misiva: "Vox eligió el control y el cierre de los vuelos de Italia y China hace semanas y se nos tildó de alarmistas".

Incluso los más afines a la formación de color verde han reprochado a Abascal el tono del comunicado:

Otro gazapo del partido fue cometido, nada menos, que por Bertrand Ndongo o, como él mismo se hace llamar, el negro de Vox. En pleno éxtasis por los aplausos y la algarabía que se estaba produciendo en el Palacio de Vistalegre sacó su móvil y grabó cómo Javier Ortega Smith se daba un buen baño de masas. Besos por aquí, apretones de manos por allá... El domingo estas imágenes no parecían extrañas, pero al ser rescatadas este martes, los tuiteros se han imaginado al coronavirus poniéndose morado. Ndongo ha borrado su tuit, pero en La Jungla hemos sido más rápidos y hemos sacado una captura de pantalla:

El tuit de Ndongo con el baño de masas de Ortega Smith en Vistalegre.

De todas formas, otros usuarios han sacado imágenes en las que puede verse como Ortega Smith da besos y abrazos a sus compañeros de partido:

Ortega Smith, una concentración de simpatizantes de Vox y el coronavirus flotando en el ambiente han sido elementos suficientes para que en las redes sociales se desatase la mofa. Los memes se han multiplicado en poco tiempo y, entre ellos, los tuiteros han encontrado una profecía ya cumplida:

Eso sí, no todo ha sido cachondeo. Jordi Évole, uno de los muchos periodistas vetado por Vox en sus actos, se ha mostrado agradecido con esa decisión, que al principio le pareció poco profesional:

Sin embargo, lo que más se ha podido observar en redes sociales han sido mofas, chistes e, incluso, usuarios que se alegraban del contagio del político. Una reacción que algunas personas han condenado desde sus perfiles de internet.