No vivimos tiempos en los que se encuentre fácilmente una vivienda decente y con un precio asequible, más bien todo lo contrario. Los delincuentes lo saben y se valen de nuestra desesperación para intentar darnos gato por liebre, aunque en ocasiones, como esta que vamos a conocer, su estrategia sea bastante disparatada. 

Noticias relacionadas

La víctima ha sido el director, guionista y productor español Rodrigo Cortés, que ha ido contando los pormenores del asunto en su cuenta de Twitter, alertando a las autoridades sobre lo que le ha sucedido: cómo llegó al anuncio, qué le hizo sospechar e, incluso, los correos electrónicos que se ha ido intercambiando con la supuesta dueña del piso.

El "increíble" apartamento costaba solamente 750 euros mensuales, estaba en la madrileña calle Toledo y tenía una superficie de 160 metros cuadrados. Además, disponía de garaje, tres dormitorios, tres baños, televisión, wifi, aire acondicionado y, por si esto fuera poco, también estaba recién reformado. Vamos, un caramelito que, ya de entrada, hacía sospechar.

Pago por adelantado a través de Airbnb

Cortés etiquetó a Idealista -donde había visto el anuncio-, y a Airbnb en su hilo para ponerles sobre aviso y siguió enfrascado en la historia sacando a la luz el modus operandi de los delincuentes que, por otro lado, han demostrado que no son muy espabilados:

El DNI de Alonso de Entrerríos

Con la estrategia de la estafa prácticamente al descubierto, a Cortés no le quedó otra que vacilar un poco a su interlocutora para sonsacarle más información. Y es aquí donde empieza la parte más hilarante de todo este asunto:

De momento, Cortés no ha desvelado en desenlace de la historia, pero ya le ha valido para que desde Airbnb le pidiesen más datos:

Y, también, para saber que no es el único al que le han intentado timar así:

[Más información: Este es el peligro desconocido de contactar con tu vecino de número: habla la Guardia Civil]