Cuando pensamos que el ser humano ya ha sobrepasado todos los límites posibles de locura en torno a las redes sociales, suele aparecer algún youtuber que sube un poco más el listón. Es el caso de los Drinks Water, un grupo de estadounidenses que han hecho del beber agua embotellada todo un arte audiovisual o, al menos, eso es lo que podríamos pensar viendo sus miles de seguidores en YouTube.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la realidad nos devuelve un gesto de lo más cotidiano llevado al límite del surrealismo. Y es que, florituras, las justas. Sus vídeos no tienen más ciencia que una cámara apuntándoles a la cara -muchas de las veces son ellos mismos filmándose en modo selfie-, una botella llena de agua en la mano, a veces unas palabras descriptivas, y el preciso movimiento de empinar el codo para que el líquido baje por su gaznate. 

Uno de los youtubers más jóvenes que se ha apuntado a esta extraña e hilarante moda es Aaron Drinks Water. A sus 15 años cuenta con más de 1.300 suscriptores en su canal que ha logrado ganarse a base de litros. En concreto, el joven lleva ya 5.780 vídeos haciendo exactamente lo mismo: beber agua. Eso sí, jugando con distintas cantidades. De hecho, para celebrar los 5.000 bebió litro y medio y no pudo evitar comentar que se iba "a morir":

En The Times han querido averiguar quién empezó realmente con esta absurda moda y gracias a Aaron han llegado al que, posiblemente, sea el Drinks Water original. "Por alguna razón me intrigó lo que hacía... Tenía miles de vídeos, a menudo sin visitas, así que decidí comenzar yo también mi propio canal y beber más que otros bebedores de agua", explica el joven para referirse a Jon Drinks Water, con las de 28.000 seguidores en YouTube.

Esta especie de profeta de los youtubers bebedores de agua grabó casi ocho mil vídeos durante algo más de seis años, desde 2011. Millones de personas los han visto:

Pero no es ni mucho menos en único. El mismo medio enumera otras estrellas del H2O como Nolan Drinks Water, Dylan Drinks Water o Windows8253 Drinks Water. Su vicio, al parecer, es igual de sano que la relación que existe entre ellos. "A menudo comento los vídeos de otras personas y hemos hecho un especial de Año Nuevo organizado por Jon", explica Aaron añadiendo que "cuando alcanzamos un nuevo hito nos felicitamos mutuamente".

La ambición de Jon era llegar a 1.000, pero esa cifra ya la ha superado con creces. Mientras, Aaron se plantea dejarlo, quizás, "cuando llegue a 10.000"; pero no lo asegura. Por el medio han ido quedando algunos cadáveres, como el de Josey Drinks Water que se rindió a los 2.500 vídeos dejando un epitafio al más puro estilo Blade Runner: "Es hora de seguir adelante". 

[Más información: El reto viral que muestra cómo han cambiado los famosos en 10 años]