Cuando pensamos en una ciudad futurista es posible que la primera que nos venga a la cabeza sea Tokio. Japón está lejos, es como exótico y siempre nos lo imaginamos lleno de luces de neón y robots luchando contra el crimen. En el otro lado de la balanza están algunas ciudades españolas que así a primera vista son de lo más mundano y sin nada especial: Cuenca, Albacete, Palencia,... 

Noticias relacionadas

¿Qué pensarías si alguien te dijera que puede mezclar imágenes de Tokio y Palencia y que tú no notarías la diferencia? Eso es exactamente lo que ha querido probar Dani Rojas, que quería montar un vídeo con lo grabado en sus vacaciones, pero tuvo un pequeño drama moderno: se quedó sin memoria. "Siempre suelo ir preparado cada vez que viajo, pero Tokio es más grande de lo que imaginaba, en Andorra me hubieran sobrado 27Gb", explica el joven a EL ESPAÑOL. ¿Y qué hizo? Pues tirar de imágenes de Palencia.

El resultado es bastante sorprendente:

Quizá pueda sorprender mucho la principal referencia que tuvo Dani a la hora de hacer el vídeo. "Me encanta cuando Kevin, en Solo en Casa 2, llega a Nueva York. Esa escena es magia y me sirvió de inspiración. Con Tokio sólo no podía captar la esencia de ese momento así que tuve que añadir otra ciudad a la altura", cuenta.

Dicen que lo que no pega contrasta y este vídeo es la gran evidencia. Ver un plano de unas ovejas entre los planos de Tokio o el hombre jugando a la petanca, o cortando la tortilla de patata es de lo más extraño, pero realmente con la música el impacto es mucho más fluido de lo que se podía pensar. Quizá es por la visión del autor: "Buscaba crear una metáfora. Para mí Palencia es como Tokio, alucinante".

Al final habrá servido para promocionar Palencia y todo: