Estatua de Colón en Barcelona

Estatua de Colón en Barcelona

La Jungla

5 anécdotas del descubrimiento de América que, probablemente, desconocías

En La Jungla. El descubrimiento de América está lleno de anécdotas interesantísimas. Hoy tan sólo vemos cinco que nos dan una pequeña idea de cómo fue aquello. 

Marc Sala

Hoy 12 de octubre se celebra el día de la Hispanidad, y se marca el día en el que se descubrió América. Aunque realmente fue descubierta muchos siglos antes, fue a partir de la visita de Cristóbal Colón que se empezó a ver el nuevo continente como un lugar del cual poder hacer negocio.

El dinero y el intercambio comercial, el poder prosperar, fue lo que hizo que muchísima gente en la vieja Europa viese el Nuevo Mundo como una oportunidad para poder realizarse y tener una vida mejor. Pero no nos adelantemos. Vayamos por partes.

¿Por qué descubrimos América?

Hay varias teorías que dicen que Cristóbal Colón quería demostrar que la tierra era redonda o, al menos, ovalada. Famosa es la anécdota del huevo. Sin embargo, el verdadero motivo era mucho más tangible.

Desde mediados de siglo los Otomanos controlaban Constantinopla, la actual Estambul, y eso significaba que la ruta de la seda con las Indias y la China estaba en mano de los musulmanes. Ni que decir tiene que las relaciones entre cristianos y musulmanes no eran amistosas en aquel entonces y el comercio de especias y artículos de lujo disminuyó drásticamente.

Fueron España y Portugal, los países más al oeste de Europa, quienes decidieron surcar los mares para descubrir nuevas rutas que llevasen a las indias y evitasen el contacto con los otomanos. El navegante portugués Vasco da Gama, rodeó el continente africano y llegó a la India en 1498, inaugurando la ruta más larga. Por su parte, España financió el viaje de un navegante con una idea bastante loca: la Tierra era redonda y, por tanto, podía rodearse. Tan sólo debía navegar hacia poniente hasta encontrar tierra.

La carabela Pinta llegó a Baiona el 1 de marzo de 1493. Fue el primer lugar de Europa en conocer el descubrimiento de América.

La carabela "Pinta" llegó a Baiona el 1 de marzo de 1493. Fue el primer lugar de Europa en conocer el descubrimiento de América. Concello de Baiona

¿Cuánto tardamos en llegar?

Poco se habla del primer viaje de Cristóbal Colón y de lo accidentado que fue. Las tres naves partieron de Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492. La localidad onubense "ofreció" a La Pinta y La Niña como pago por ciertos delitos contra Portugal y la Santa María fue alquilada por Colón. La mayor parte de los marineros eran de los alrededores, a excepción de algunos vascos, portugueses y 10 cántabros.

Al poco de partir tuvieron que cambiar rumbo y dirigirse a las Islas Canarias para reparar el timón de la Pinta y las velas de la Niña. Allí estuvieron un mes y no fue hasta el 6 de septiembre que pudieron partir nuevamente. Esta vez fue la buena. Hasta el 24 de septiembre cuando hubo un motín a bordo que casi hace volver a la expedición.

El 10 de octubre se divisaron pájaros. El 11 por la noche se vio tierra y el 12 de octubre Cristóbal Colón pisó lo que hoy se conoce como San Salvador, en las Bahamas. En total fueron 77 días, de los cuales 46 fueron navegando a mar abierto.

Yucatán

Una vez llegamos al nuevo mundo y se conocieron las noticias, una manada de marineros y exploradores decidieron poner rumbo a América para probar fortuna. Entre ellos estaba el malogrado Francisco Hernández de Córdoba, un explorador que pasó a la historia gracias a sus últimos meses de vida.

Fue en 1517 cuando el Gobernador de Cuba, Diego Velázquez de Cuéllar, le encomendó la misión de explorar los mares occidentales de la isla y ver qué había más allá. El 8 de febrero de partió de Santiago de Cuba y el 4 de marzo llegó a las costas de Yucatán e hizo contacto con los primeros nativos.

De entre estos nativos destacan Julián y Melchor que se convertirían en intérpretes de los españoles más tarde. Cuando estos subieron a las embarcaciones de los exploradores y éstos les preguntaron dónde estaban ellos respondieron "yucatán" y "catoche". El primero querría decir no te entiendo y el segundo nuestras casas.

Meleagris ocellata

Meleagris ocellata

Gallo de Indias

En una de las múltiples expediciones que realizó Hernán Cortés, se encontró con que en mitad del camino se le apareció una especie de gallina grande. Al intentar espantarla para que se moviera, el ave abrió su plumaje para asustar a los exploradores que tenía delante. Sin embargo tan sólo consiguió sus carcajadas ya que no disponía de la envergadura que sí dispone el auténtico pavo real.

El nativo que iba con ellos les explicó que ese animal era sagrado para ellos ya que podía traer lluvias si hablaba con los dioses. La respuesta de los españoles fue otra carcajada sonora a lo que el indio, muy astutamente, añadió que también se podía comer y que era muy sabroso. Así que lo mataron y se lo llevaron.

La expedición continuó con el gallo muerto y antes de anochecer el guía coció el ave y lo aderezó con cacao. A los exploradores aquello no les parecía nada apetecible hasta que Hernán Cortés decidió dar ejemplo y ser el primero en probarlo, además de ser convencido por Malinche, la intérprete que llevaban con ellos. El resultado lo conocemos todos y es que a día de hoy tanto el pavo como el cacao son ampliamente consumidos.

Chihuahua

Cuentan las malas lenguas que una de las cosas que más les chocó a los exploradores españoles, más allá de los sacrificios humanos incluso, que descubrieron el nuevo mundo fue el trato que tenían los nativos con los animales. Les sorprendía que algunos fuesen sagrados y otros no.

Por ejemplo, y esto es algo que parece más leyenda que historia real, se cuenta que Hernán Cortés sintió una especial repulsa cuando los nativos le ofrecieron pavos, huevos y perros listos para su consumo.

Al parecer, algunos nativos americanos criaban perros pequeños y de pelaje corto para consumirlos posteriormente. Esos perros pequeños serían los chihuahuas y ésto a Hernán Cortés le pareció una gran afrenta ya que él era un gran amante de los animales. De hecho llevó a sus dos mastines a América y sentía un gran aprecio por sus caballos.