Instantánea de un miembro Instituto Bernabéu en pleno trabajo.

Instantánea de un miembro Instituto Bernabéu en pleno trabajo.

Reportajes

El semen de peor calidad está en Cartagena: avanza la ausencia total de espermatozoides

Aumentan las clínicas de reproducción en la región murciana. Plomo, cadmio y fertilizantes, así como la contaminación, posibles culpables de la caída.

Cartagena (Murcia)

El semen español, en general, está de capa caída. Yendo luego al meollo, al núcleo de la cosa, se puede apreciar que no en todas partes el espermatozoide patrio subsiste aquejado de la misma decadencia. Como en otros ámbitos, algunas regiones suben la media, y otras la hunden notablemente. Aquí lo que importa no es el tamaño del envoltorio, sino la calidad de lo que alberga en su interior. Y por lo menos en España, en este sentido, hace tiempo que no podemos presumir de ello. Se trata de un hecho irrefutable demostrado por diversos institutos científicos de todo el país. Y hay algunas regiones de nuestra geografía en los que este problema se ve más agravado que en otras. 

Un estudio reciente de la oficina estadística comunitaria Eurostat advierte de lo que venía tiempo fraguándose: España es el segundo país de la Unión Europea con la tasa de fertilidad más baja. Esto no tiene que ver exclusivamente con la (cada vez menos) multitudinaria y minúscula soldadesca masculina, pero guarda mucha relación. Y dentro de nuestro país hay una región en concreto que desgraciadamente se lleva la palma en este terreno: Murcia. Y dentro de Murcia, Cartagena. 

A lo largo de los últimos diez años, el esperma de los españoles ha disminuido su calidad un 2% cada año. Se trata de una auténtica crisis que delata que no todo va tan bien como parece. Y quizá por eso los últimos datos de Europa resultan tan inquietantes para nuestros pequeños espermatozoides. 

Todo se reduce a unir los puntos. En la Región de Murcia hay una clínica de reproducción asistida por cada 86.000 habitantes. La aritmética puede resultar sencilla, pero rara vez arroja un dato anodino o intrascendente. En este caso podría parecerlo, pero todo apunta a que el semen de los murcianos y, en concreto, el que atesoran los hombres de Cartagena es el de peor calidad de toda España. 

Imagen aérea de Cartagena y su litoral.

Imagen aérea de Cartagena y su litoral.

Ante un problema así resulta preciso encontrar soluciones. Quizá por eso tan solo en Murcia hay aproximadamente una quincena de centros de reproducción. Solo en Cartagena, donde viven 250.000 personas, hay cuatro. Una proporción, consideran voces experimentadas en el análisis del semen y en el sector, ciertamente elevada. En Murcia ciudad, que tampoco se queda atrás en esta problemática, uno puede toparse con hasta diez clínicas diferentes de fertilidad. 

En Murcia habrá calidad en otros aspectos, pero en cuanto al semen, lo que se advierte es que esta brilla por su ausencia. Y la contaminación, los pesticidas de la archiconocida huerta y otros factores relacionados con la industria en la zona parecen ser la explicación al enigma de la caída del espermatozoide cartaginés.

Un problema dominante

El día a día de la ginecóloga Carolina Tovar transcurre casi siempre entre los microscopios del laboratorio y las entrevistas de la consulta. Su trabajo consiste en levantarse cada mañana con un objetivo: buscar respuestas a lo que parece un misterio pero no lo es: por qué en Murcia, y en concreto, en Cartagena, la calidad de los espermatozoides de sus habitantes es tan baja. 

Se trata de una de las mayores expertas de la materia en el país. Lleva cinco años y medio trabajando en el Instituto Bernabéu de Cartagena, una suerte de laboratorio que parece por fuera una nave espacial y que está ubicado a 20 minutos andando desde el puerto de Cartagena, muy cerca del museo naval de la ciudad y de los majestuosos vestigios del teatro romano de la ciudad. 

"Es una cosa seria", dice a EL ESPAÑOL. "Y nos llama la atención el modo en que ha pasado a ser un problema dominante. Anteriormente, la proporción de parejas que acudían en toda la región de Murcia era mucho menor. En los últimos diez años, quienes acuden a nosotros aquí por problemas de fertilidad les hacemos un estudio. El resultado: el 70 por ciento de los que acuden a nosotros tienen algún parámetro alterado. Y la mayoría son de Cartagena". 

La ginecóloga Carolina Tovar lleva años analizando el semen de los españoles.

La ginecóloga Carolina Tovar lleva años analizando el semen de los españoles.

El centro Bernabéu abrió en Cartagena en el año 2003. Y se convirtió así en la primera clínica de medicina reproductiva de la ciudad. Por eso saben a ciencia cierta que el problema está sobre la mesa. "Muchas de las causas, eso sí, son desconocidas. Pero la proporción de pacientes va aumentando, aunque no solo en nuestra zona. Nos llega un 10 % más de casos de hombres que de mujeres".

Y hay otro dato escalofriante que no deja de sorprender. En Murcia está avanzando el fenómeno de la azoospermia. "Es la ausencia total de espermatozoides", detalla Tovar. "Hemos detectado un aumento del 3 al 5 % de pacientes que nos llegan con estas características. Es la máxima expresión de este problema y estamos detectando factores muy severos que están en ascenso". 

Otros estudios que lo explican

No es ya un secreto que en Murcia se ha de convivir con esta agridulce perspectiva. Hace seis años, el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Murcia se propuso indagar en la problemática. El estudio arrojó una conclusión inapelable. "El recuento total y la concentración de espermatozoides han disminuido en los jóvenes del sureste de España en la última década". 

Algo pasa con Murcia. Pero las señales ya estaban entonces sobre la mesa. Aquel estudio detalló que el descenso en la calidad ascendía hasta el 38 %. El estudio implicaba que había que comparar resultados. El Centro de Investigación Médica de la Universidad de Granada había analizado años atrás una materia prima procedente de 273 almerienses de entre 18 y 23 años. Como son dos regiones limítrofes y de características muy similares, había que poner en una balanza esos datos con los de las muestras de 215 universitarios de Murcia de la misma edad. En los espermatozoides de la primera muestra se advertía una cantidad de 72 millones por mililitro. Los de la segunda, 52.

Un 40 % de aquellos universitarios murcianos tenían diversas alteraciones en su esperma. 

Los pesticidas, los puertos, la industria

Una de las salas de laboratorio del Instituto Bernabéu.

Una de las salas de laboratorio del Instituto Bernabéu. B.C.

Hace bochorno el jueves en los alrededores del puerto de Cartagena. Desde tiempos inmemoriales siempre fue una ciudad abierta al mar Mediterráneo. Su emplazamiento la convirtió en un enclave trascendental a lo largo de los siglos: los cartagineses, los fenicios, los emperadores romanos, los musulmanes y mucho después el imperio español de los Austrias se fijaron en ella en repetidas ocasiones. La historia tiene memoria, y por eso no es de extrañar que todavía en la actualidad, como bien explican los datos del Ministerio de Fomento y de Puertos del Estado, esta ciudad se mantenga como el cuarto puerto a nivel nacional en tráfico de mercancías, solo por detrás de Algeciras, Valencia y Barcelona.

La relación entre las actividades económicas que sostienen esta comunidad autónoma y en concreto Cartagena parecen guardar una gran relación con el descenso en la óptima calidad del semen de los habitantes de la región. La contaminación, aseguran los expertos, resulta crucial. 

Hay mucho trasiego aquí, por supuesto. “Hay aquí muchas zonas industriales, y también, con el tiempo, aparecieron zonas aledañas centradas mucho la minería: cerca del Mar Menor, en la zona de La Unión, y demás. Y bueno, aquí se encuentra una refinería muy importante", dice la ginecóloga Tovar.

Toda la zona del Valle de Escombreras es una zona industrial. En ese lugar está ubicadas varias importantes refinerías de petróleo.  Y está, claro, la huerta murciana. Con todo lo que ello conlleva. "Por supuesto hay que tener en cuenta los pesticidas. Quiero decir, hay mucha población expuesta a altos niveles de exposición a sustancias tóxicas relacionadas a diversas alteraciones y una de ellas es la calidad seminal. 

Un estudio de Ecologistas en Acción demostraba hace dos años que la contaminación del valle de Escombreras era tal que se podía notar hasta en Aravaca.

Un estudio de Ecologistas en Acción demostraba hace dos años que la contaminación del valle de Escombreras era tal que se podía notar hasta en Aravaca. Repsol

Dos de los productos más dañinos para este aspecto de la salud son bien conocidos por todos. Los manipulamos, los utilizamos y los desechamos. El plomo y el cadmio, y también los sulfatos utilizados en la producción agrícola, están estrechamente relacionados en Cartagena con todo esto. "Pueden alterar tanto la producción de espermatozoides como de los procesos encimáticos celulares de muchos órganos. Debido a estas sustancias se está notando mucho con el paso de los años que la calidad seminal está en franco deterioro". 

Dice la ginecóloga Tovar que de todos los que acuden a su clínica para someterse a un exhaustivo análisis solo tres de cada diez resultan finalmente óptimos. Un 70 % no pasan el corte. "Todos esos, cuando los hemos analizado, tienen algún aspecto alterado en su seminograma". La cosa se complica al saber los datos de los estudios análogos internacionales. Lo normal es que haya anomalías en un 50 %. Por tanto, los cartageneros están 20 puntos porcentuales por encima de la media del resto. O sea, peor. Mucho peor. "Por eso la cosa nos preocupa. Por eso hay que mirarlo bien".

La tendencia de Murcia y de Cartagena es algo que, en otros niveles, se está trasladando a nivel mundial. Se trata de una tendencia inequívoca y que continúa con enorme rapidez. En España solo hay un contrapunto a esta tendencia: el semen superior de los gallegos. Hay una cosa que está clara: Galicia it´s different.