Concentración feminista durante el 8 de marzo

Concentración feminista durante el 8 de marzo EFE

Reportajes

"La chica no se entera de nada. Es gratis": 'La Manada' de Torrevieja, condenada a sólo 4 años por abuso

  • “Entrad que hay barra libre. (...)", decían los jóvenes durante los hechos.
  • El caso de Pamplona y el de Torrevieja guardan enormes paralelismos.
  • Los condenados grabaron los hechos con sus teléfonos para subirlo "a Youtube".

El término La Manada invoca la misma imagen en todos los españoles: la de los cinco jóvenes sevillanos condenados por abusar sexualmente de una chica durante los Sanfermines de 2016. Pero hace diez años ya existió otra pandilla que se les adelantó. La Audiencia de Alicante -mismo tipo de tribunal, pero en otra provincia, que condenó a los andaluces- dictó sentencia también de “abuso sexual con acceso carnal” en grupo que sufrió una chica de 18 años en Torrevieja (Alicante).

Los condenados deberán cumplir cuatro años de prisión, aunque el fallo es recurrible. La Manada de los Sanfermines fue condenada en abril a nueve años. En el caso de Torrevieja, la pena es menor porque se ha aplicado una atenuante de dilaciones indebidas en atención al tiempo que ha durado el proceso (diez años), retraso no atribuible a los condenados.

Lo ocurrido en Pamplona y en Torrevieja tiene mucho en común. Un grupo de chicos jóvenes sale de fiesta con intención de divertirse hasta que, a altas horas de la madrugada, se encuentra con una chica que acaba de cumplir la mayoría de edad. Ella se encuentra bajo los efectos del alcohol o de otra sustancia y es incapaz de otorgar su consentimiento para mantener relaciones sexuales.

Condena de 4 años de prisión por una violación grupal de una joven en Torrevieja

Pero a ellos no les importa y abusan de ella entre risas mientras se graban con sus teléfonos y animan a otros a participar: “Entrad que hay barra libre. (...) Venga, que no se entera de nada”.

La Manada alicantina la componen tres amigos, dos de los cuales ya contaban con “antecedentes penales no computables” en el momento de la violación. A pesar de que los hechos tuvieron lugar hace una década, la víctima todavía tiene miedo de ir sola por la calle.

De acuerdo con los hechos probados, eran las dos y media de la madrugada del domingo 24 de agosto de 2008. La discoteca Barlovento en Torrevieja -ahora cerrada- bullía con cientos de personas que apuraban los últimos días del verano para salir de fiesta. Una joven de 18 años bailaba en la pista con su prima cuando se encontró con otros dos chicos algo mayores que ella.

Abusada por tres chicos

La chica no era plenamente consciente de lo que sucedía a su alrededor: estaba bajo la influencia de “sustancias no determinadas” aparte del alcohol, según la sentencia. Después de charlar brevemente con los jóvenes, les acompañó fuera del local hasta el aparcamiento, donde los condenados habían estacionado su coche.

Uno de los chicos se sentó en el puesto del copiloto, mientras que la víctima y su primer violador se acomodaron en los asientos traseros. El chico, “con actitud libidinosa”, le despojó de sus ropas y la violó hasta que eyaculó. No usó ningún método anticonceptivo. Cuando terminó, intercambió posiciones con el copiloto, quien procedió de forma similar con la joven.

Sede de la Audiencia Provincial de Alicante.

Sede de la Audiencia Provincial de Alicante.

Después apareció el tercer implicado, que abusó de ella de la misma manera que sus compañeros. Su llegada atrajo a varios testigos que, en lugar de detener a los agresores, se dedicaron a comentar la situación con tono jocoso. Algunos de ellos grabaron los hechos con sus teléfonos móviles con la intención de "subirlos a YouTube”.

Mientras uno abusada de la joven, los otros dos animaban a su ‘público’ para que participaran en el delito. “Entrad, que hay barra libre. (...) Venga, que no se entera de nada y es gratis”, les gritaban. El escándalo que armaron terminó por llamar la atención de unos conocidos y una prima de la víctima, que acudieron en su rescate. Uno de ellos relató durante el juicio oral cómo la joven parecía “dormida, como inconsciente mientras lo hacía con el último de los chicos”.

Al despertar, en blanco

Cuando la sacaron del vehículo, la víctima “no se tenía en pie” y tuvo que ser ayudada por dos amigos. Los agresores protestaron cuando el chico socorrió a su amiga y le pidieron que la dejara con ellos porque “estaban disfrutando”. Ambas partes llegaron a enzarzarse en una pelea por la joven, pero sus aliados pudieron con los delincuentes y la alejaron del lugar.

Fue trasladada, junto a su prima, a la residencia de uno de sus conocidos en la localidad alicantina de Guardamar del Segura, a 15 minutos en coche del lugar de los hechos. La chica “parecía drogada” pero sin oler a alcohol: “Le habían dado algo más seguro”. Al llegar a la vivienda, la joven mostró un “apetito sexual intenso” hacia uno de sus rescatadores, “pero no hablaba, se caía y estaba muy rara”. Acabó por dormirse.

Al día siguiente su mente estaba en blanco: no tenía recuerdos de la noche anterior y sentía la boca “pastosa”. Su prima le explicó todo lo sucedido y la acompañó a un centro de salud cercano para que se hiciera pruebas e interpusiese una denuncia. La analítica no desveló la presencia de ninguna sustancia, pero esto no es determinante, ya que las drogas “se disipan en horas (entre ocho, 12 y 24), sin poder concretar cuántas”, recoge la sentencia.

La víctima se sometió a tratamientos anticonceptivos y preventivos de enfermedades de transmisión sexual durante varios meses. Ahora, diez años después de la tragedia, continúa sintiendo miedo cada vez que sale a la calle sola.

Paralelismo con 'La Manada'

El juicio oral del caso se celebró este año en la Sección Séptima de la Audiencia de Alicante, con sede en Elche y con el magistrado Francisco Saravia como ponente. Al igual que sucedió en el procedimiento judicial contra La Manada de San Fermín, el abogado de los tres acusados pidió su absolución.

La estrategia de defensa contiene reminiscencias de los argumentos que esgrimieron los sevillanos. Los tres amigos dijeron que la víctima “se encontraba igual que ellos” y que mantuvo relaciones sexuales con “pleno consentimiento”. Además, según los condenados, la joven volvió a la discoteca tras las relaciones sexuales y allí bailó “hasta que cerró”. Su versión fue desmentida por todos los testigos que declararon durante la vista.

El tribunal consideró probado que “la víctima no se encontraba en condiciones de prestar un consentimiento válido para mantener relaciones sexuales”. Sin embargo, al igual que en la polémica sentencia de La Manada, la Audiencia de Alicante no ha visto indicios de “violencia o intimidación” porque la joven estaba “privada de sentido” y no pudo oponer resistencia. El tribunal, aplicando el artículo 181 del Código Penal, ha condenado a los acusados como autores “de manera consciente, directa y voluntaria” de un delito de abuso sexual con acceso carnal.

De acuerdo con el fallo, los tres amigos deberán cumplir cuatro años de prisión, además de pesar sobre ellos una orden de alejamiento de 500 metros con respecto a la víctima durante seis años. Por último deberán indemnizar a la chica con 30.000 euros en total de forma solidaria por los daños morales causados.