El Español
Economía
|
Empresas

Los empleados de Massimo Dutti de Santiago, en huelga tras el cierre anunciado por Inditex

La CIG denuncia que las ofertas de recolocación incluyen jornadas semanales "ridículas" y que obvian los horarios pactados en los comités provinciales
Protesta de los empleados de Massimo Dutti en Santiago de Compostela
EP
Protesta de los empleados de Massimo Dutti en Santiago de Compostela
Ofrecido por:

Los empleados de Massimo Dutti de As Cancelas han comenzado este lunes una huelga indefinida tras el anuncio de cierre por parte de Inditex. Son nueve los empleados afectados por la decisión de la firma coruñesa, que se suman a otros seis de la tienda Oysho, también en el centro comercial compostelano.

La decisión de clausura de unas cinco tiendas en Galicia se ha dado a conocer a lo largo de la semana pasada, pese a la previsión que tenían los sindicatos. Inditex ha señalado que estas clausuras se dan en medio de su plan de reestructuración de global y que los establecimientos afectados no cumplen con las condiciones necesarias para el cambio en operaciones que llevará a cabo la firma.

Desde el momento de conocerse la noticia, la representante sindical de la CIG-Servizos en Santiago de Compostela, Carmiña Naveiro, ya había anunciado que este mismo lunes los empleados se pondrían en huelga, pese a que el cierre está planeado para el 31 de enero. La razón, explica, es que la empresa se ampara en un acuerdo estatal con UGT y CCOO, algo que "lle permite pechar tendas, non porque dean perdas senón para obter máis beneficios a custo das traballadoras".

Durante la protesta realizada esta mañana en el establecimiento de Massimo Dutti en la Praza de Galicia, en Santiago de Compostela, las empleadas afectadas denunciaron una reducción de sus derechos por las recolocaciones anunciadas por la empresa. Con una pancarta con el lema 'Por la conservación de nuestros derechos en las tiendas de Inditex', los trabajadores denunciaron las condiciones de las ofertas. "Mañá volveremos e estaremos así ata que pechen definitavamente as tendas", señaló Naveiro.

Muchas de estas ofertas de recolocación, denuncian desde el sindicato, incluyen jornadas semanales "ridículas" y "con horarios que lle impiden conciliar". "Ofertan cinco días pola tarde e un sábado, cando están pactados tres días como máximo de tarde e os sábados rotativos. Están obviando os horarios pactados nos comités empresariais provinciais cando saben que se teñen que adherir a eles". Todo ello, destacan desde la CIG, obliga a las empleadas a escoger la opción del finiquito, con una "indemnización mínima".

Desde Inditex indicaron que los trabajadores son asignados a otros centros de trabajo a aproximadamente 25 km de distancia de su anterior puesto y que, en caso de no elijan la ruta, la indemnización por despido es igual a una compensación más elevada. Por ahora las vacantes están siendo ofertadas y los empleados están solicitándolo en fase voluntarias así que todavía no conocen sus destinos definitivos.

Naveiro explicó que todas las reclamaciones han sido comunicadas a la empresa pero que todavía no han obtenido respuesta. La representante sindical señaló que los cierres se están llevando a cabo para rentabilizar a la firma, que "o pasado ano foi cando máis millóns de beneficios obtivo", y que por tanto podría recolocar al personal afectado sin necesidad de tocar ni las condiciones ni los salarios. 

Economía