El Español
Economía
|
Empresas

La gallega Velca lanza su primera bicicleta eléctrica: así es 'Fisterra'

Ligera, cómoda y con una autonomía de 70 kilómetros, la nueva forma de movilidad sostenible de la firma líder de ciclomotores eléctricos llega para seguir revolucionando el mercado
Fisterra, la primera bicicleta eléctrica de Velca.
Cedida
Fisterra, la primera bicicleta eléctrica de Velca.

Velca, la marca gallega líder de ciclomotores eléctricos, ha lanzado hoy oficialmente su primer modelo de bicicleta eléctrica: Fisterra. El próximo 19 de mayo la marca también presentará oficialmente su segundo modelo de bicicleta eléctrica, que se llamará Gata.

Las bicicletas eléctricas urbanas de Velca cuentan con un motor eléctrico y una autonomía de asistencia al pedaleo que alcanza los 70 kilómetros gracias a sus baterías LG extraíbles, que además apenas pesan 2kg. Una de las novedades del modelo Fisterra es un cuadro de magnesio plegable, un material muy sostenible y ligero que hace de esta bicicleta uno de los emblemas del impacto medioambiental de la firma. 

Fisterra, la primera bicicleta eléctrica de Velca (Foto: Cedida)

Otra de las características más llamativas de las bicicletas eléctricas de Velca es su peso: con la batería incluida el modelo Gata apenas alcanza los 14 kg. Una bicicleta con una conducción muy amable ideal para entornos urbanos.

De vértice a vértice

"Los nombres de las bicicletas eléctricas están inspirados en dos de los cabos más famosos de España, que cruzan la península de vértice a vértice", dice el comunicado de presentación de Velca. En palabras de Sergio Soler, director de diseño de Velca, el nombre Fisterra simboliza que la marca está preparada para llegar al "fin del mundo" y comenzar su proceso de internacionalización. También es un gesto a los orígenes gallegos de fundadores e inversores de la firma.

Para el caldense Emilio Froján, CEO de Velca, las bicicletas eléctricas son un paso más para mejorar la salud y la convivencia en las ciudades. "Queremos ser todavía más sostenibles. La mejor manera de moverse es andando, pero si eso no es posible queremos aportar las soluciones más saludables para los ciudadanos".

Fisterra, la primera bicicleta eléctrica de Velca (Foto: Cedida)

"Uno de los beneficios medioambientales que representa el uso de la bicicleta es la descarbonización del transporte urbano, ya que, por cada kilómetro que se recorre en bicicleta en lugar de usar un coche, se evita la emisión de aproximadamente 300 gramos de CO2", añade Froján.

En este sentido también sucede que al disminuir el uso de los automóviles, la contaminación por monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y el azufre disminuyen. Esto hace que las bicicletas aceleren la purificación del aire en los entornos urbanos, apoyando la visión de Velca de mejorar la salud en las ciudades.

Economía