El Español
Economía

Feijóo presenta los presupuestos "más altos y con mayor gasto social de la historia de Galicia"

La comunidad contará con 11.627 millones de euros de presupuesto para 2022 y se invertirán en gasto social unos 8.660
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.
XUNTA – EP
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

"Los presupuestos más altos y con mayor gasto social de la historia de Galicia", según los ha calificado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, han sido presentados este lunes. Según el dirigente autonómico, son fruto del trabajo del recientemente fallecido conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez y su equipo y dejó claro que "el presupuesto maneja un crecimiento sano", en alusión a las palabras que hubiera dicho Martínez en la presentación.

Las nuevas cuentas entrarán en vigor el 1 de enero de 2022 y desde la Xunta han trasladado que el objetivo es "la reactivación de Galicia en vías de superación de la crisis sanitaria y recuperación de la riqueza de niveles prepandemia", para lo que se "realizará un refuerzo sin precedentes en gasto social", además de otras medidas como "una bajada prudente de impuestos". En este sentido, se ha detallado que la comunidad contará con 11.627 millones de euros de presupuesto para 2022.

"Un modelo de menos deuda que significa ahorro", especificó Feijóo. En este sentido, expresó que el gobierno autonómico ha optado por "un cuadro macroeconómico realista y prudente, sin abonarse al triunfalismo y optando por el "sentidiño"". Paralelamente, apuntó que este 2021 es factible un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Galicia del 6% (medio punto superior a la previsión inicial).

"La normalidad facilita la política útil y ésta concreta resultados que vienen como consecuencia de medidas concretas: números, datos y objetivos cuantificables", afirmó, a la vez que aclaró que la tasa prevista de paro para 2022 es del 11,7%.

"Un modelo propio"

Feijóo anunció que Galicia "va a seguir aplicando un modelo propio y no el de Administración General del Estado porque no funciona", sobre lo que matizó que "el modelo de Galicia en los últimos años se va a aplicar en 2022 con más inversión, menos deuda y menos impuestos".

"Dentro de nuestras responsabilidades facilitaremos el llegar a fin de mes a las familias con una bajada prudente de impuestos y ayudar a afrontar el IPC, precio de la luz y combustibles, aparte de otros impuestos que se anuncian prácticamente cada semana", afirmó. En este sentido, criticó al Gobierno que el actual IPC "sea el más alto en los últimos 13 años", además de alegar "que se amenaza con peajes en autovías, el retraso de la edad de jubilación y la hipotética subida de al menos 10 impuestos".

El presidente de la Xunta detalló también que se emplearán 74 millones de euros para pagar toda la deuda pública de la historia de la comunidad, algo que aseguró que es posible "porque Galicia es la comunidad que menos incrementó su deuda desde 2008". "En 2022, en Galicia se pagarán 25 millones de euros menos de intereses de deuda pública", aseguró.

Mayor gasto social y reducir intereses de deuda pública

Feijóo concretó que "en 2021 se aumentaron un 53% los gastos de capital en Galicia llegando a 2.500 millones de euros" y confirmó que en 2022 se superará esta cifra en transferencias de capital "totalizando en dos años más de 5.000 millones de euros en presupuestos".

"Son los presupuestos de mayor gasto social de la historia, con 8.660 millones", trasladó el presidente de la Xunta, y afirmó que el 90% de los contribuyentes gallegos "pagarán menos de IRPF que en los últimos años, a la vez que se bajará el impuesto de transmisiones patrimoniales". "El objetivo es ir adaptando el impuesto de patrimonio al entorno de la Unión Europea (UE) y en cuanto al de sucesiones, el 99,9% de las familias gallegas no lo pagan desde 2016", recordó.

Para concluir, y antes de la intervención del nuevo conselleiro de Facenda, el coruñés Miguel Corgos con información más técnica de los presupuestos, Feijóo argumentó que "rompen techo porque son los más altos de la historia, a la vez que no hipotecan el futuro y reducen al máximo histórico los intereses de la deuda pública mientras se invierte en servicios públicos".

Economía