El Español
Economía
|
Talento 15000

Clínica Optimme: mejorando la calidad de vida de los coruñeses desde la innovación

Hablamos con Pablo Vilar de los avances en biomecánica clínica que permiten a esta empresa ser referente en la valoración y tratamiento de lesiones
06:00 · 01/02/2020
Pablo Vidal y Alba Cons, socios de Optimme.
Picado
Pablo Vidal y Alba Cons, socios de Optimme.
Ofrecido por:

La clínica Optimme nació en el 2014 de la mano de dos amigos que ya estaban vinculados al mundo de la salud. Optimme no solo es una clínica de rehabilitación, sino que gracias a los últimos avances tecnológicos emplean la biomecánica clínica para cuantificar lesiones.

"Nos embarcamos en este proyecto porque era una inquietud que teníamos desde siempre. Nos apasiona y es muy gratificante ver que todo lo que hacemos, al final, sirve para mejorar la calidad de vida de una persona o de un grupo de personas", señala Pablo Vilar, que junto con Alba Cons forman los dos pilares de Optimme, situado en la calle Betanzos (número 2, 1º Derecha), muy próximos a la plaza de Lugo.

Se podría decir que Optimme son dos empresas en una. Pues además de su clínica, donde atienden a sus clientes, también cuentan con un laboratorio con los últimos avances en biomecánica. Pero será mejor que el propio Pablo Vilar lo explique.

Objetividad ante todo

Optimme aplica protocolos de última generación, lo que elimina cualquier grado de subjetividad. A ellos acuden de manera particular personas que han sufrido un accidente de tráfico o laboral, en la mayoría de los casos. A través de la biomecánica y diferentes técnicas son capaces de valorar el grado de la secuela que tiene esa persona. "Trabajamos con hechos y no con suposiciones. Nuestros informes se utilizan en el ámbito judicial y valoran de forma objetiva las secuelas", señala Pablo.

Se trata de una "evolución muy grande" en el ámbito de la salud y que ninguna otra clínica aplica hasta el momento en A Coruña. "A medida que mejoran la tecnología, somos capaces de medir cosas que antes no se podía. Lo que no se pueda medir, no nos interesa", señala Pablo.

La biomecánica clínica, a fin de cuentas, lo que hace es "tender puentes para que todas las partes se lleguen a entender". Los informes resultantes de los estudios realizados por Optimme pueden ser utilizados en disputas entre particulares y aseguradoras o empresas. El laboratorio de esta empresa está compuesto y evoluciona gracias al trabajo formado por un grupo interdisciplinar de médicos, fisioterapeutas, enfermeros, ingenieros, informáticos y readaptadores físicos.

Al servicio de las empresas

Otras de las peculiaridades de Optimme es que pone su avanzada tecnología al servicio de las empresas. Nunca mejor dicho, pues se pueden llevar sus herramientas hasta las sedes de las compañías, donde llevan a cabo estudios de prevención de riesgos.

"Las empresas, cada vez más, entienden la necesidad de abordar el estudio de los riesgos laborales. Podemos medir de forma exacta la carga de trabajo en tiempo real de un empleado sin que este se mueva de su puesto de trabajo", señala Pablo.

"Nos apasiona y es muy gratificante ver que todo lo que hacemos, al final, sirve para mejorar la calidad de vida"

Pablo Vilar

Se trata de otra innovación abordada por Optimme. "Buscamos abordar la prevención de riesgos desde una perspectiva absolutamente cuantificable y medible; eliminar cualquier sistema meramente observacional o subjetivo", continúa.

Pablo Vidal y Alba Cons, socios de Optimme.

Un gran abanico de empresas y sectores

A Optimme acuden, sobre todo, empresas del sector textil, de la automoción o industrias conserveras. Sin embargo, eso no quita que sus servicios sean cada vez más necesarios en otros campos menos comunes.

"Hay determinadas profesiones que saben de nuestra labor y solicitan nuestros servicios. Por ejemplo, en el sector de la música hay muchos artistas que nos piden un estudio de biomecánica para saber cómo es su patrón de postura y movimientos y, así, hacer correcciones. Se da sobretodo en músicos de orquestas y es algo muy revelador", afirma Pablo. Otro sector que también podría encontrar un buen aliado en Optimme es el de los Esports o deportes electrónicos, en la que los protagonistas pasan largas horas sentados frente al ordenador. "El potencial que tiene nuestra tecnología se puede adaptar a muchos ámbitos", señala Pablo.

Una clínica en pleno centro

Al margen de todos esos procesos de última generación, Optimme también cuenta con una clínica en la que se llevan a cabo un gran número de tratamientos. Valoraciones médicas, fisioterapia traumatológica, nutrición, dietética, readaptación física o fisioterapia del suelo pélvico son algunos de ellos.

"Tenemos una clínica en la que estamos muy centrados en el servicio de readaptación física. Es la que lidera mi socia, Alba Cons", señala Pablo. En definitiva, Optimme ofrece una gran cantidad de tratamientos y servicios desde la innovación para mejorar la vida de las personas. "Estamos siempre actualizándonos y renovándonos".

Economía