El Español
Actualidad
|
Galicia

Un escuadrón zapatista atracará este fin de semana en el puerto de Vigo

Tras 50 días de travesía por el Atlántico, un grupo de zapatistas llega a Europa para comenzar su gira 'Despertad'
Escuadrón 421 a bordo de 'La Montaña' en Azores (Portugal), el pasado 12 de junio
Escuadrón 421 a bordo de 'La Montaña' en Azores (Portugal), el pasado 12 de junio

Este fin de semana está prevista la llegada a Vigo del Escuadrón 421, formado por 7 miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). La travesía comenzó a principios del mes de mayo en la Isla Mujeres (Quintana Roo, México), a bordo del barco 'La Montaña', en el que han llegado hasta Europa para hacer una gira llamada 'Despertad'.

Ante la inminente llegada del barco a Vigo, se han desplazado hasta la ciudad delegaciones de Suiza, Alemania, Francia, Italia, Grecia e Irán, así como de otros puntos de España. La asociación gallega de coordinación de la gira, Xira pola Vida, está planeando un acto de bienvenida en la plaza de la Estrella, aunque todavía no han confirmado si la Subdelegación del Gobierno ha autorizado la concentración de personas en este espacio.

Lupita, Carolina, Ximena, Yuli, Bernal, Darío y Marijose, siete "hermanos indígenas de origen maya", decidieron embarcarse para recorrer los cinco continentes con una gira en la que quieren "encontrar lo que nos hace iguales, buscando no la diferencia, no la superioridad, no la afrenta, mucho menos el perdón y la lástima".

En esta declaración por la vida del EZLN, pretenden hablar al pueblo español "no para amenazar, reprochar, insultar o exigir: no para demandarle que nos pida perdón", dicen en sus comunicados. Vienen a España, según ellos mismos afirman, para decir que "no nos conquistaron, seguimos en resistencia y rebeldía; y no tienen por qué pedir que les perdonemos nada".

Por el momento, fuentes de la Autoridad Portuaria de Vigo aseguran que el barco ha solicitado esta mañana atracar en la ciudad, por lo que no tiene todavía autorización para hacerlo. Aseguran que, aunque se llegue al Puerto, no podrán atracar sin el pago de las correspondientes tasas y la burocracia necesaria para el amarre, "como cualquier otro barco que lo solicite".

"Pero si logramos desembarcar y abrazar con la palabra a quienes allá luchan, resisten y se rebelan, entonces habrá fiesta, baile, canciones, y cumbias y caderas estremecerán suelos y cielos distantes entre sí".

Actualidad