El Español
Economía
|
Empresas

O Graneiro de Amelia: la tienda de venta a granel que nació en el Mercado de Pontevedra

Hace casi ocho años abrió sus puertas una tienda con el concepto pionero de vender productos a granel: hoy tienen locales en todas las grandes ciudades gallegas y están empezando a expandirse por todo el país
Local de la empresa en Vigo.
Local de la empresa en Vigo.

En el año 2013, o Graneiro de Amelia comenzaba su andadura en el centro de la ciudad de Pontevedra. Amelia era una vendedora de flores de la Plaza de Abastos, abuela de uno de los fundadores de este singular proyecto. Con la idea de ofrecer género fresco y de proximidad nació una tienda pionera de venta de productos a granel.

El proyecto, que ya había comenzado a gestarse mientras Amelia vivía, toma forma definitivamente cuando ella fallece y es la tienda que todavía continúa en la calle Riestra la que adopta por primera vez la imagen de la icónica vendedora de flores. "Mucha gente incluso reconocía a Amelia en el logotipo al principio, y venían a la tienda buscando el mismo tipo de producto y, sobre todo, el mismo trato que ella ofrecía a sus clientes en la Plaza: cercano y personal".

Producto natural a granel

Los fundadores de este peculiar "imperio" de la venta a granel reconocen que no esperaban tener tanto éxito y que tuvieron que adaptarse muy rápido a lo que la clientela iba demandando. "Empezamos con 200 referencias y ahora tenemos más de mil", reconoce Egar Ramírez, uno de los fundadores.

Empezaron con legumbres, hierbas medicinales, frutos secos y especias, "siguiendo un poco el camino que Amelia había emprendido en su puesto del Mercado", y ahora han diversificado tanto el negocio que cuentan incluso con productos de cosmética natural. "Lo que queremos es seguir ofreciendo productos de proximidad y respetuosos con el medio ambiente, pero ampliando nuestro catálogo para adaptarnos a lo que el cliente va demandando", dice Edgar.

El objetivo de estos empresarios, desde el inicio, era vender productos naturales y de fabricación local con una clara vocación práctica: "si podemos comprar a granel únicamente compraremos aquello que necesitamos, lo que implica ahorro y respeto con el planeta". Además, toda su filosofía se basa en este principio de respeto de la naturaleza, desde la fabricación de sus productos hasta el envasado y empaquetado de los mismos.

Diversificación de la venta

Tras la primera tienda, abrieron un pequeño local en Vilagarcía de Arousa "porque mucha gente venía desde allí a comprar en el puesto de Amelia, nos pareció la apertura más lógica por el volumen de clientes que sabíamos que íbamos a tener", reconoce Edgar. Tras esta segunda tienda se sucedieron las de Vigo, Santiago, A Coruña, Ourense y Lugo.

Aunque empezaron en una nave pequeña en Barro, su éxito fue tal que han cambiado a un espacio de unos 4.000 metros en Vilaboa. "Ahora funcionamos como un grupo de empresas gracias a Spain Bulk Quality (SBQ) y tenemos productos de todo tipo". Edgar se refiere a la creación de un herbolario llamado Sra. Florinda, con espacio físico también en la ciudad de Pontevedra, donde venden aquellos productos que no encajan en el Graneiro.

"Por ejemplo, en Sra. Florinda vendemos productos de limpieza que no queremos mezclar con los alimenticios, sobre todo en el transporte tenemos mucho cuidado de que todo se procese por separado". A través de la web de SBQ también venden todos sus productos, centralizando todo su catálogo en una única plataforma.

El negocio post-pandemia

Ahora, reconocen desde el Graneiro, "se nota que la gente está más concienciada con el planeta, hemos notado un aumento de ventas en todas las tiendas". El cambio de mentalidad que ha supuesto la pandemia implica que pequeños negocios más respetuosos con el medio ambiente tengan más éxito, lo que se ha notado en muchos negocios de venta a granel.

También achacan este aumento de las ventas a la posibilidad de comprar productos en cantidades más pequeñas que otras superficies. "La gente va comprando de 500 en 500 gramos, o cantidades más pequeñas, y sale una compra más barata", dice Edgar. "Estamos notando que, además, la gente se está preocupando más por su alimentación y buscan productos más sanos y naturales".

Por eso afrontan este 2021 con postivismo, aunque siga habiendo incertidumbre. "Nos hemos franquiciado también y ahora tenemos tiendas en Madrid y Mallorca", dice Edgar refiriéndose a Granalia, su proyecto de creación de tiendas por toda España.

"Afrontamos este año con muchas ganas de seguir trabajando y buscando nuevos productos, pronto ofreceremos pan artesano en las tiendas de Pontevedra, y tenemos muchos más proyectos en mente".

Economía