Lo que ha conseguido SpaceX comandada con Elon Musk no tiene parangón con ninguna compañía de la historia. Sus negocios son tan dispares que incluso cuenta con su particular servicio de proveedor de Internet por satélite con cobertura en buena parte del mundo, España incluida. Aunque donde tiene, realmente, su mayor caladero es en los cohetes y naves espaciales.

Noticias relacionadas

En ese sector es complicadísimo de competir por el estratosférico coste que tiene que desembolar cualquier persona o empresa que quiera comenzar a trabajar. Pero el negocio de los vuelos espaciales está en auge y estaba tardando en aparecer un competidor en un mercado que actualmente se encuentra en manos de muy pocos.

La compañía Relativity Space, en la que participa un antiguo ingeniero de SpaceX, es una de las que cuenta con mejor posición para competir contra las gigantes. No han pasado 3 meses desde que anunciara uno de sus grandes contratos como proveedor de lanzamientos orbitales para el Departamento de Defensa de Estados Unidos y ya ha presentado en sociedad un cohete reutilizable impreso en 3D que promete complicarle la vida a Elon Musk y Jeff Bezos.

El rival de Musk

El Terran R es el nombre elegido por Relativity Space para su próximo sistema de lanzamiento tras el Terran 1. Este último será el encargado de cubrir las necesidades del Departamento de Defensa a través del contrato mencionado antes y se lanzará a finales de este 2021 como primer vuelo demostrador de la tecnología, por lo que todavía le queda mucho camino por recorrer. Aunque algo menos que al Terran R, del cual no conocemos más datos que sus características técnicas.

Terrain R Relativity Space

Este nuevo modelo de cohete tendrá una longitud de 65,8 metros por 5 de diámetro y estará compuesto por un par de etapas. Como no podía ser de otra manera en pleno 2021, todo el sistema es completamente reutilizable lo que consigue abaratar los costes y ser más flexibles con vistas a realizar más lanzamientos. Mismo concepto en el que se basa la Starship de SpaceX.

"Desde el momento de la fundación [...], planeamos que el Terran 1 y Terran R estuvieran construidos usando impresión 3D", ha declarado Tim Ellis, CEO y fundador de Relativity Space. "Hoy estamos un paso más cerca de este objetivo". Objetivo que desde que iniciaron la carrera empresarial ha sido precisamente el de construir cohetes enteros empleando impresoras 3D y ser los encargados de levantar la base industrial humana en Marte.

"La impresión 3D autónoma y escalable es inevitablemente necesaria para prosperar en Marte", apunta Ellis. En esta línea ya han estado trabajando algunas de las potencias espaciales a nivel mundial. Crear ciudades enteras usando impresión 3D está siendo uno de los campos de desarrollo más importantes junto con otros planteamientos que apuestan por crear ciudades bajo tierra.

Terrain 1 (izquierda) y Terrain R Relativity Space

El sistema Terran R estará propulsado por un total de 7 motores -también fabricados con impresoras 3 D- capaces de proporcionar un empuje de 302.000 libras cada uno. Una potencia que servirá para poner lanzar al espacio una carga máxima de 20.000 kilogramos a una órbita baja de la Tierra, como las que usan las constelaciones de satélites.

Relativity Space tiene previsto realizar el vuelo de lanzamiento inaugural del Terran R en 2024 desde las instalaciones que la compañía cuenta en Cabo Cañaveral. Justo donde actualmente se encuentra el Terran 1 que, como apuntamos, tiene previsto volar por primera vez este mismo año.

"La Terran R se desarrolló para adaptarse a la creciente demanda de servicios de lanzamiento de grandes constelaciones y al creciente interés comercial de la empresa", apuntan en un comunicado. Toda una declaración de intenciones que se complementa con el objetivo de la compañía de llegar a Marte, aunque quizá para eso necesite de otro tipo de nave.

Si ponemos en perspectiva este nuevo modelo, se sitúa justo por encima del ya famoso cohete Falcon 9 y por debajo del Falcon Heavy -ambos de SpaceX- en cuanto a capacidad de lanzamiento. Superando por 4.400 kilogramos al primero y quedándose en poco menos de un tercio del segundo, que tiene capacidad para llevar casi 64.000 kilogramos a una órbita baja.

El más pequeño

Junto con el Terran R, y como primer gran proyecto de la empresa Relativity Space, la carta de cohetes se completa con el Terran 1. La principal diferencia es el tamaño y, por ende, la capacidad de carga. El Terran 1 está diseñado para poner en órbita pequeñas cargas de has 1.250 kilogramos en una órbita baja y 900 kilogramos en una órbita heliosíncrona.

Terran 1 Relativity Space

Aunque también cuentan con características comunes, la más importante es que tanto el Terran 1 como el Terran R están construidos en su totalidad utilizando impresión 3D. Todo ese cóctel de novedades le permite ser "el servicio de lanzamiento más ágil y asequible del mercado", según la propia Relativity, con un coste de 12 millones de dólares para una misión en exclusiva, sin que una compañía comparta espacio de carga.

Si los planes se cumplen y no surgen imprevistos de última hora, el Terran 1 realizará el primer lanzamiento a finales de este año 2021. Por el momento no se ha anunciado una fecha en firme.

También te puede interesar...