Aunque existen trabajos físicos en el que los humanos se pueden sustituir por máquinas o robots, hay otras vías que apuestan por el empleo de exoesqueletos que minimicen el impacto en el empleo. En España, existen algunas iniciativas de exoesqueletos enfocados en mejorar las condiciones de personas que necesiten rehabilitación, pero tradicionalmente ha sido un terreno acaparado por las aplicaciones industriales.

Noticias relacionadas

Trabajos repetitivos, levantamiento de cargas pesadas, corrección postural... El campo de uso de los exoesqueletos todavía está por explorar y seguro que en los próximos años pasarán de ser una excepción a prácticamente una norma en todo tipo de empresas.

El precio de estos dispositivos disminuye a medida que la tecnología continua mejorando y más compañías van sumándose a la industria. Actualmente existen propuestas muy interesantes que buscan principalmente mejorar las condiciones en los trabajos más físicos mientras se desarrollan exoesqueletos más avanzados que pueden dan lugar a auténticos 'superhombres'.

Exoesqueleto para todo

Diseñar un dispositivo que va pegado al cuerpo del trabajador durante, al menos, ocho horas al día durante cinco días a la semana no es algo sencillo. Una de las compañías que lo ha conseguido es Comau, una empresa italiana con sede en Turín especialista en mecánica industrial y en automatización de procesos.

Exoesqueleto Comau Omicrono

Comau creó, tras años de investigación, el exoesqueleto Mate que se lanzó en el año 2018 como una primera aproximación a este mundo. Lejos de cesar las investigaciones, continuaron trabajando para mejorar el producto y en este 2020 han presentado una versión evolucionada del anterior exoesqueleto: el Mate-XT.

"La facilidad de uso, la comodidad y el rendimiento son los principales impulsores del mercado para un exoesqueleto portátil", ha contado a OMICRONO Duilio Amico, director de marketing y desarrollo de redes de Comau. "Después de lanzar el Mate, descubrimos que existe un gran interés en utilizar el producto fuera del entorno tradicional de la fábrica".

Se pusieron manos a la obra para rediseñar algunas partes, lo que se tradujo en el lanzamiento de la nueva versión. Con ella, consiguieron disminuir el volumen del dispositivo un 20%, instalaron un nuevo respaldo de fibra de carbono, cajas de torsión más delgadas, puños de diseño ergonómico y un soporte textil liviano a la par que transpirable. "Garantiza que se pueda utilizar prácticamente en cualquier lugar".

El objetivo de Comau, como sí ocurre en otras propuestas, no es el de crear superhombres capaces de levantar toneladas con trajes eléctricos o hidráulicos. Más bien están enfocados en ayudar en la mejora de la calidad del trabajo empleando maquinarias lo más simples, pequeñas y económicas que permita la tecnología.

Posturas complicadas

El punto fuerte del exoesqueleto es que "puede reproducir con precisión el movimiento fisiológico de los hombros del usuario al tiempo que ofrece múltiples niveles de asistencia para satisfacer mejor las necesidades", nos ha indicado Amico. Del mismo modo, el Mate-XT es el único exoesqueleto con la certificación que garantiza su capacidad para reducir las cargas biomecánicas durante tareas que conllevan un desgaste muscular importante.

En las pruebas de campo, "el exoesqueleto puede ayudar a los trabajadores a aumentar la precisión en un 27%, la velocidad de ejecución en un 10% y reducir los tiempos de ciclo en al menos un 5%". Esto es, un ahorro considerable en el tiempo que necesita un empleado para realizar su trabajo. Y, por supuesto, con un desgaste físico considerablemente menor evitando lesiones.

Exoesqueleto Mate EGATEC Omicrono

Uno de los puntos más positivos del Mate-XT es que no necesita ni alimentación ni equipa baterías. Simplemente utiliza resortes pasivos. "Diseñado para brindar a los trabajadores soporte antigravitacional para la flexión-extensión del hombro", según indican en la web. Esto es, especialmente diseñado para tareas aéreas donde los brazos no tienen apoyo.

El exoesqueleto ha pasado todos los test que garantizan "la compatibilidad con entornos duros y polvorientos como la construcción, la limpieza industrial y el recubrimiento en polvo, sin la necesidad de una cubierta protectora o equipo adicional", nos indica Amico. Una certificación IP54, como la que podemos encontrar en algunos teléfono inteligente, enfocada en la estanqueidad al polvo y al agua.

Aplicaciones

En las pruebas realizadas a los clientes, el exoesqueleto reduce la actividad de los músculos del hombro un 30% disminuyendo el esfuerzo que sienten los trabajadores. "Más de un 50% de los usuarios finales aseguran que sienten mejoras beneficiosas en la calidad del trabajo", ha comentado Amico.

El campo de aplicaciones del dispositivo es tan amplio como nos podamos imaginar. Todo tipo de industria pesada, carpintería, construcción, agricultura, limpieza, montaje, manipulación de materiales, mantenimiento de plantas y equipos, logística... Y las que están por llegar.

Uno de los ejemplos de uso que mencionan desde Comau tiene que ver con la fabricación de automóviles."IVECO está utilizando el exoesqueleto portátil para mejorar la ergonomía y la precisión de varias tareas manuales relacionadas con la producción de cabinas de camiones".

Otros de los negocios donde se está empleando es en la logística del montaje de cocinas a domicilio, el sector electromédico o la industria de alimentos en varios puntos de la cadena.