¿Qué tienen en común el Pentágono, la guerra de Afganistán y una empresa española? Se suele decir que la vida las muchas vueltas y buena prueba de ello es cómo una agencia de viajes con sedes en Madrid y Barcelona ha terminado, casi de rebote, organizando un viaje al Polo Norte abordo de un dirigible histórico.

Noticias relacionadas

Estas aeronaves más ligeras que el aire están en pleno proceso de reinvención y revolución. El medio de transporte preferido de las élites de principios del siglo XX permitió tiempos de viaje propios de la ciencia ficción de la época con unos niveles de lujo propios de los grandes cruceros. Algunos accidentes y la pujante tecnología de la aviación -conseguida como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial- relegaron a los dirigibles a un segundo plano en los primeros años y a la práctica desaparición en los posteriores.

Estas aeronaves, en silencio, han ido evolucionando en las últimas décadas y tomando posiciones para el futuro en algunos sectores tan importantes como el logístico; que ya ven en los dirigibles un más que posible relevo a los grandes buques mercantes. Una de las aplicaciones que también se están considerando es la construcción de dirigibles militares y es la que nos conduce directamente a la agencia de viajes española. Pero comencemos por el principio.

De la guerra al lujo

"El Pentágono encargó al fabricante británico Hybrid Air Vehicles [HAV, de sus siglas en inglés] un dirigible de transporte para la guerra de Afganistán", ha explicado a OMICRONO Gonzalo Gimeno, socio director de la agencia de viajes de lujo Elefant Travel. El ejército de Estados Unidos necesitaba un medio de transporte logístico para llevar cargas pesadas a las montañas de Kandahar y pensó en un dirigible para tal cometido. El trayecto por carretera era demasiado complejo por accidentado y lo aislado del terreno hacía imposible la operatividad de helicópteros, que no tendrían combustible suficiente para el viaje de vuelta. En cambio, los dirigibles permiten una autonomía extraordinaria sin más requerimientos de infraestructura que un descampado lo suficientemente grande

AirLander 10 OceanSky Omicrono

Dicho y hecho. Hybrid Air Vehicles consiguió el contrato y se pusieron manos a la obra en el diseño de un dirigible con unas especificaciones de rango militar que aseguraran el funcionamiento hasta en las condiciones más duras. Pero la guerra con Afganistán tocó a su fin y el Pentágono decidió que ya no le hacía falta un dirigible. El fabricante tenía entonces una aeronave casi lista -con algunos vuelos de prueba a la espalda- para partir hacia una guerra que había terminado. Se habían quedado con un aparato extraordinario por especificaciones sin aplicaciones aparentes, al menos a corto plazo.

HAV comienza a explorar los diferentes modelos de negocio que se pueden aplicar a una aeronave tan peculiar como la suya. La compañía tenía experiencia en el mundo de los cargueros y fue este el sector que primero sopesaron para arrancar un nuevo proyecto. Pero ninguna compañía de logística quiso 'comprarles' la idea así que continuaron la búsqueda.

Prototipo de AirLander 10 Hybrid Air Vehicles Omicrono

Y como en toda buena historia, hay un visionario. ¿A quién se le habría ocurrido rescatar el concepto de dirigible para viajes de lujo? Quien tuvo la idea fue OceanSky, una empresa con sede en Estocolmo. Gonzalo Gimeno conoció al director general de OceanSky en una feria de turismo de lujo internacional y de la relación brotó la sinergia perfecta para comenzar esta nueva aventura: plantar un dirigible en el Polo Norte geográfico.

El empleo de dirigibles para viajes de ocio no es nada realmente nuevo. Durante las décadas en las que estas moles volantes copaban los cielos de medio mundo se establecieron incluso líneas regulares entre países tan distantes como Estados Unidos y Alemania con aparatos hechos por Zepelín. Con esta idea un poco "romántica" de rescatar la aviación de dirigibles, según nos cuenta Gimeno, nació lo que promete ser una auténtica revolución en el mundo de los viajes.

AirLander 10 OceanSky Omicrono

El primer paso fue comprar el dirigible de HAV y comenzar con todos los trámites para poder adaptarlo al gusto. Gimeno hace mucho hincapié en que no buscan ese turismo masivo de crucero de naviera tradicional sino algo mucho más sofisticado de grupos reducidos. Por esa razón la cabina de la aeronave tan solo puede albergar a 16 pasajeros en 8 habitaciones dobles con toda la carta de comodidades que podemos encontrar en cualquier habitación de hotel. En total serán 250 metros cuadrados donde se establecerán zonas comunes como salas con vistas panorámicas o un bar. Y esto solo es el principio.

Al Polo Norte con españoles

El objetivo de Elefant Travel que se ha propuesto Gonzalo Gimeno es la de llevar españoles al Polo Norte en 2024 y para ello ofrecerá una experiencia al completo. "Contrataremos a algún chef español de renombre para que cocine a bordo del dirigible y hablaremos con algún diseñador de nuestro país para que vista a la tripulación".

Interior AirLander 10 Hybrid Air Vehicles y Design Q Omicrono

El itinerario arranca con un vuelo hasta Svalbard donde pasarán unos días realizando actividades y aclimatándose a la zona. Pasado ese tiempo el viaje continuará, ya abordo del AirLander 10, rumbo a Polo Norte geográfico donde los pasajeros pasarán una noche volando. Una vez en el punto de aterrizaje, se realizará una expedición diseñada por la propia Elefant Travel y regresarán a Svalbard de nuevo, pasando la segunda noche en el dirigible.

El trayecto en dirigible durará en torno a las 36 horas y, todo el paquete, tendrá un coste de 90.000 euros para una cabina de dos personas. Según nos indica Gonzalo Gimeno, "ya hay españoles interesados en el viaje. Cada vez que aparece alguna noticia sobre nuestro proyecto nos contacta gente".

Cambio de paradigma 

"Nuestra idea pensado en el futuro es crear una aerolínea de dirigibles completa", afirma Gimeno. Empleando aeronaves modelo AirLander 10 de Hibryd Air Vehicle quieren conectar "punto a punto" lugares que actualmente están separados por más de un salto en avión. "El digirible permite ir a sitios directos, imagínate hacerte un trayecto desde Ciudad del Cabo hasta El Cairo pasando por cataratas Victoria o hacer un safari sin hotel." Ahí es donde reside el verdadero cambio respecto a las formas de viajar disponibles en la actualidad.

Gonzalo Gimeno CEO Elefant Travel Elefant Travel Omicrono

La idea de ambas compañías es la de ofrecer una experiencia de viaje totalmente diferente que se asemeje más a una ruta de crucero de lujo que al 'anodino' viaje en avión. Durante el día, se podrán hacer actividades en tierra firme y durante la noche el dirigible se convierte en un hotel volante rumbo al siguiente destino.

La tecnología del dirigible desarrollado por HAV lo hace extremadamente resistente a la par que económico de operar. La longitud de la aeronave alcanza prácticamente los 100 metros con una anchura de 43,5 y una altura de 26. Para que nos hagamos una idea, la longitud es más del doble que un avión medio como puede ser un Boeing 737-800 (que mide unos 40 metros). La autonomía de vuelo llega hasta los 3 días, con una altitud máxima de 3.000 metros y una velocidad que va desde los 37 a los 111 kilómetros por hora. En total y según estimaciones de la compañía, se ahorra hasta un 90% de la energía utilizada respecto a una aeronave tradicional.

Interior AirLander 10 Hybrid Air Vehicles Ltd y Design Q Omicrono

Según nos cuenta Gonzalo Gimeno, ser un dirigible desarrollado para el ámbito puramente militar proporciona algunas ventajas a nivel de seguridad muy importantes. Por ejemplo, cuenta con cámaras estancas donde se almacena el helio (gas no inflamable) para que en caso de rotura el dirigible pueda seguir volando. Igualmente, y gracias a un par de alas diseñadas por HAV, la aeronave es capaz de crear sustentación con la velocidad. Esto se traduce en que si los motores se detienen, podrá seguir planeando durante un tiempo mientras desciende lentamente. A los dirigibles antiguos había que amarrarlos al suelo para que no salieran volando, mientras que la propuesta de HAV se mantiene en tierra firme por sus propios medios y necesita de los motores para despegar a unos 40 kilómetros por hora.

Además, afirma, "la superficie está recubierta con 3 capas de fibras, con tela de poliaramida de fibra de Kevlar, conocida por su uso en los chalecos antibalas. Si le disparásemos con un rifle, la bala no penetraría".

En un momento donde los primeros aviones consiguen levantar el vuelo utilizando motores eléctricos, la AirLander 10 será la aeronave más grande funcionando con propulsores de este tipo. "Nuestro dirigible será el primer vehículo aereo 0 emisiones", recalca. Además, lejos de los pequeños aviones que se están adaptando a eléctricos en la actualidad, la propuesta de HAV es capaz de levantar 10.000 kilogramos. El fabricante también ha hecho su trabajo actualizando la aviónica a los estándares modernos incorporando algunos componentes clave de seguridad como un radar meteorológico.

Interior AirLander 10 Hybrid Air Vehicles Ltd y Design Q Omicrono

Otro de los puntos interesantes es que la cabina no tiene que ser presurizada. La altitud de crucero, de unos 2.000 metros, permite respiración natural y por consonancia el empleo de grandes ventanales en la cabina de pasajeros. Algo que mejorará notablemente la experiencia de volar a una relativa baja altitud y poca velocidad para disfrutar de los paisajes. Para tranquilizar a los viajeros, OceanSky se someterá a la misma legislación y regulación que cualquier aerolínea que opere en Europa. Contará con los mismos normas de seguridad y está probado que puede volar en las condiciones climáticas más adversas, al igual que un avión convencional.