La movilidad urbana está cambiando a marchas forzadas, gracias a nuevas soluciones como patinetes eléctricos que permiten moverse por la ciudad de manera rápida y limpia.

Noticias relacionadas

Es por eso que el coche tal y como lo conocemos también está cambiando; proyectos como el Seat Minimó o el Citröen Ami pueden indicar por dónde irán los tiros, con pequeños vehículos eléctricos para una sola persona que no requieren de permiso de conducción.

Pero, ¿y si el futuro es incluso más minimalista que eso? Para el urbanita moderno, cada vez es menos necesario tener un coche, y la bicicleta gana enteros; ¿y si el futuro fuese una mezcla de ambos conceptos?

El coche eléctrico a pedales

Esa es la idea que ha presentado Canyon, con un concepto de cómo sería una de sus bicicletas en el futuro. Canyon es uno de los grandes fabricantes de bicicletas de todo el mundo, y por lo tanto, ha invertido mucho en modelos eléctricos; esa experiencia le ha servido para diseñar este concepto de movilidad urbana que por ahora no tiene nombre.

Canyon ha mezclado un coche con una bicicleta eléctrica para crear 'algo' que tiene lo mejor de ambos mundos. Aunque tiene cuatro ruedas, estas son igual de finas que las de una bicicleta convencional para reducir el rozamiento y mejorar la eficiencia; pero a diferencia de en una bicicleta, el conductor va tapado y protegido por una carrocería que Canyon llama "cápsula".

La batería interna sería de 2.000 Wh, suficiente para unos 150 km de autonomía; aunque también sería posible instalar una batería secundaria. La velocidad máxima sería de 60 km/h.

Lo más interesante de todo es que funcionaría como una bicicleta eléctrica moderna: gracias a la batería interna, podría llevarnos a cualquier punto de la ciudad de manera limpia y silenciosa... pero también permite pedalear.

Punto medio entre coche y bicicleta

Aunque el conductor va sentado de manera similar a un coche, los pedales del acelerador y el freno en realidad son pedales de bicicleta, por lo que puede pedalear para propulsarse a si mismo.

Así que normalmente disfrutaríamos de la comodidad de un coche, con una postura relajada, pero si queremos ahorrar batería o hacer algo de ejercicio, podemos usar los pedales.

Concepto mezcla de coche y bicicleta de Canyon Canyon Omicrono

La gran ventaja respecto a una bicicleta eléctrica normal es que estaremos protegidos de los elementos, y ganaremos espacio de carga; en las imágenes renderizadas publicadas por Canyon, se demuestra cómo sería posible llevar paquetes o incluso un menor en un asiento trasero.

Por el momento, este es un concepto, un posible adelanto, pero no hay nada real; sin embargo, en Canyon creen que estos vehículos pueden representar el futuro de las ciudades.