Los coches eléctricos supondrán algo más que un simple cambio entre repostar combustible y enchufar el coche; pueden traer consigo toda una revolución en el mercado, cambiando la manera en la que conducimos y nos movemos.

Noticias relacionadas

Un buen ejemplo de esto lo tenemos en coches eléctricos diseñados específicamente para la gran ciudad, como el nuevo Citröen Ami que ha sido presentado hoy, y que hemos podido ver en persona.

Este diminuto vehículo es algo más que un simple coche como cualquier otro; empezando porque ni siquiera necesitarás el carnet B para llevarlo. De hecho, está catalogado como un "cuadriciclo", por lo que podemos conducirlo con el permiso de conducir A. Salvando las distancias, nos recuerda al Seat Minimó.

El nuevo coche eléctrico de Citröen

El carné no es la única manera en la que el Ami será más accesible de lo habitual. Estamos ante un biplaza de apenas 2,4 metros de longitud con un diámetro de giro de apenas 7,2 metros por lo que llevarlo por callejuelas y aparcarlo será excepcionalmente fácil.

El Citröen Ami tiene una "puerta suicida" en el lado del concuctor; en el lado del pasajero es normal Alex Branco

Incluso la puerta del conductor se abre al revés (una "puerta suicida como las llaman"), para facilitar la entrada y salida del coche. La forma del coche es más práctica que bonita, sinceramente, pero esa es la idea; es básicamente un "cubo" que permite a dos personas viajar cómodamente.

El interior del Citröen Ami es extremadamente simple Alex Branco

Citröen quiere apelar a conductores que normalmente no querrían comprarse un coche. El hecho de que sea eléctrico simplifica la mecánica, y tiene la suficiente autonomía como para moverse por ciudad, alcanzando los 75 kilómetros con una sola carga gracias a sus baterías de ion litio de 5,5 kWh. No podemos esperar un rendimiento increíble, con una velocidad máxima de 45 km/h pero tampoco lo necesitaremos.

Una manera diferente de comprarlo

Este coche será accesible hasta a la hora de comprarlo. No necesitaremos ir a un concesionario, sino que podremos comprarlo a través de Internet, como si fuera un televisor o un smartphone. No solo eso, sino que tendremos varias opciones a la hora de pagar.

Los faros del Citröen Ami son originales pero recuerdan a los del C4 y el resto de Citröens Alex Branco

Si simplemente queremos el coche, podremos comprarlo a partir de 6.900 €, una cifra muy inferior a lo acostumbrado (aunque también es "menos coche", por supuesto). Pero tal vez más interesante es que también se ofrecerá por una suscripción a través del servicio de carsharing Free2Move, que nos permitirá seguir usando el coche mientras paguemos 0,26 € por minuto. En algunos países como Francia también lo podremos conseguir por alquiler, y en ese caso, pagaríamos sólo 19,99 € al mes.

La trasera del Citröen Ami es muy parecida al frontal Alex Branco

Con el Ami, Citröen no solo plantea un coche diferente, sino también una experiencia alejada de la tradicional.