El logo de Google con Alphabet.

El logo de Google con Alphabet. Thomas Peter Thomson Reuters

Tecnología

Project Nightingale: Google ha recopilado datos médicos de millones de personas

Google ha recopilado sin permiso los datos médicos de millones de personas en Estados Unidos. ¿Cómo lo han hecho y qué consecuencias puede tener para los usuarios?

Noticias relacionadas

Hace algo menos de dos semanas que Google anunciaba la compra de Fitbit, la conocida marca de relojes y pulseras de actividad. Una compra que preocupa en la Unión Europea, porque da acceso a la empresa a los datos de salud de millones de usuarios, con las consecuencias para la privacidad que conlleva.

Google lleva un tiempo mostrando especial interés en el campo de la salud y la medicina. Su nuevo proyecto, sobre el que se acaba de saber más, muestra más sobre estos planes, que empiezan a generar preocupación.

Este nuevo proyecto o iniciativa llega con el nombre Project Nightingale, un nombre inspirado en Florence Nightingale, precursora de la enfermería profesional moderna y que fue creadora del primer modelo conceptual de enfermería. Se trata de una herramienta que busca organizar los datos médicos de millones de personas en Estados Unidos. Sobre el papel suena bien, pero hay mucho más detrás de este nuevo proyecto.

Google accede a los datos médicos de millones de personas

Google no tendrá que borrar los enlaces a información personal fuera de la UE

Google no tendrá que borrar los enlaces a información personal fuera de la UE Pawel Kopczynski/Reuters

Fue el año pasado cuando daba comienzo este proyecto en 2.600 hospitales en Estados Unidos, antes de ampliarse este verano. Se lleva a cabo en colaboración con Ascension, un sistema de salud en el país. En este tiempo, Google ha estado recopilando el historial médico completo de las personas. Incluyen datos como nombres, fecha de nacimiento, alergias, diagnósticos médicos o resultados de análisis.

Una gran cantidad de datos, a los que acceden además sin que los propios pacientes lo supieran. Se estima que unos 150 empleados de Google han tenido acceso a los datos de millones de personas en Estados Unidos. Es algo que se expande en 21 estados diferentes en el país, como informan ya diversos medios.

Estas acciones de la empresa han generado controversia, por las nefastas consecuencias que puede tener para la privacidad, además de darle más datos a la empresa sobre personas, que no tiene la mejor reputación en este campo. Aunque lo que Google está haciendo no es algo ilegal en Estados Unidos.

Polémico pero legal

Una imagen de archivo de una consulta médica.

Una imagen de archivo de una consulta médica.

La empresa afirma que los datos cumplen con la legislación. Project Nightingale es algo que se ha creado para colaborar con Ascension, que es uno de los mayores sistemas de salud del país. Esta legislación es la Health Insurance Portability and Accountability Act (HIPAA) de 1996.

El intercambio de información entre un sistema médico y Google se encuentra regulado, por tanto. Siempre y cuando se mantenga a la firma como un socio de negocios es algo que se puede hacer. Según esta norma, se permite a la gran G usar dicho historial médico para ayudar a la entidad en cuestión a que pueda cumplir con sus funciones de atención médica.

Google dice haber creado Project Nightingale con el objetivo de modernizar la industria de la salud. Transformar y modernizar este sector puede ayudar a mejorar la vida de los pacientes, es lo que se dice desde la empresa. Al mismo tiempo, se ha estado usando esta oportunidad para mejorar la inteligencia artificial de la empresa.

Planes de futuro

Google.

Google. Omicrono

Google ha usado estos datos para crear la herramienta Patient Search, que permite a los médicos acceder a una página donde se encuentran con los datos de dicho paciente. Una forma simple de tener esta información disponible cuando sea necesario. Actualmente se está probando esta herramienta en varios hospitales en Florida y Texas.

Por ahora parece que Project Nightingale se limitará a Estados Unidos. Las dudas sobre la gestión de estos datos no desaparecen. Muchos temen lo que pueda pasar ahora que Google accede a una mayor cantidad de información personal sobre los usuarios.