Teclado-MacBook-portada

Teclado-MacBook-portada

Tecnología

Cómo apple ha arreglado el teclado de los MacBook Pro

El teclado de los MacBook ha cambiado para solucionar sus problemas. iFixit ha abierto uno de estos ordenadores para ver qué ha hecho Apple.

Noticias relacionadas

Hace poco salieron los nuevos MacBook de Apple, potenciados con los nuevos procesadores de Intel de 8ª y 9ª generación. Hubo expectación por saber si el cambio se había producido únicamente a nivel de hardware, y no; no se olvidaron del teclado de los MacBook.

Como suele ser usual en estos aspectos, Apple se limitó a decir que habían usado “un nuevo material” para el teclado. Ahora, iFixit ha abierto uno de estos portátiles para ver más en profundidad qué tipo de cambios han realizado. Ya os adelantamos que no os esperéis una locura.

El teclado de los MacBook: cambios menores y nuevo material

Según el despiece que podéis ver en profundidad aquí, los cambios han sido mínimos. De hecho, han sido tan mínimos que han sido concretamente 2. Cuando Apple decía que habían puesto un nuevo material, no mintieron, ya que ha sido la membrana del interruptor la principal afectada y el domo de metal del switch.

Empecemos por la membrana. La membrana del switch o interruptor ha pasado de estar hecha de poliacetileno a poliamida, es decir, nylon. No está demasiado claro cómo afecta esto al rendimiento del teclado o si solucionará definitivamente el problema del teclado de los MacBook, pero es el más notable. Este cambio podría, no obstante, ayudar a que los residuos no se acumulen bajo las teclas como ya pasó con los teclados de otros modelos.

Teclado MacBook 1

Teclado MacBook 1

En cuanto al domo de metal que envuelve el switch, parece ser que ha habido un nuevo tratamiento térmico o en su defecto una nueva aleación. En palabras de iFixit: “La diferencia en el acabado de la superficie de la versión 2018 a la versión del 2019 ndica que Apple puede estar usando un tratamiento térmico o aleación revisado, o posiblemente ambos”. La resistencia adicional en esta pieza podría proteger mejor al interruptor ante el desgaste o al mismo calor que emite el portátil (o también el del exterior).

En el resto del teclado no parece haber cambios significativos, ni siquiera en el diseño. El gran problema de este sistema es que para reparar el teclado es necesario reemplazar la carcasa superior y entrar en el portátil removiendo la batería, los altavoces y la Touch Bar. Por lo tanto, si el portátil no entra en garantía o si el nuevo teclado de los MacBook sigue fallando, el coste del arreglo podría ser muy alto. Aunque ahora Apple da más facilidades para reparar el teclado de los MacBook o la pantalla.

Imagen de portada | iFixit