Tecnología

Qué hacer y qué no a la hora de compartir fotos de tus hijos en Instagram y Facebook

¿Subes muchas fotografías de tus hijos a las redes sociales? Te contamos las precauciones que deberías tomar antes de hacerlo.

30 marzo, 2019 10:23

Noticias relacionadas

Las redes sociales se han convertido en uno de los principales pasatiempos de la mayoría de la población. En ellas se comparten muchas fotografías, un pedacito de privacidad que queda a la vista de todos.

Cada persona es libre de hacer lo que quiera; sin embargo, muchos no son conscientes de los riesgos que conlleva compartir dichas imágenes. Una situación que puede ser aún más peligrosa cuando se trata de fotografías de niños pequeños. Por ello, vamos a explicarte qué hacer y qué no a la hora de compartir fotos de tus hijos en redes sociales como Instagram o Facebook.

Ponerse en el lugar del pequeño

Estamos acostumbrados a subir fotos a redes sociales de cualquier cosa que se nos ocurra. Ya sea de nosotros mismos, de comida o animales. El problema se agravia cuando pensamos que podemos hacer lo mismo con los niños pequeños.

niña

niña

Los niños, a diferencia de los animales o la comida, tienen derecho a tener su propia privacidad. Hay que tener en cuenta que esos niños crecerán y, posiblemente, verán esas imágenes cuando sean más mayores.

Si eres padre, intenta ponerte en el lugar del pequeño cuando vea esas fotos, no sería nada extraño que sintiese vergüenza; tal y como explica Joanna Stern, columnista del Wall Street Journal.

Hay padres que suben fotos de sus hijos desnudos o en el baño, seguro que a sus hijos no les hará demasiada gracia cuando lo sepan. Una cosa es hacerlas y mantenerlas en privado y otra diferente compartirlas en redes sociales.

Cuidado con la información que damos

Nos olvidamos de que cada fotografía es, al fin y al cabo, una pieza de información. Y no solo hablamos de lo que puede descubrir una persona viendo la imagen; sino también del texto que utilizamos en ellas.

niño 1

niño 1

Imagínate que subes una foto de tu hijo en el parque; además, en el título pones el nombre de este parque o la ubicación. Cualquier desconocido tendría pistas sobre cómo encontraros, tanto a ti como a tu hijo.

Lo mismo ocurre al compartir fotos de cumpleaños o mientras el niño está en el médico. Sin darnos cuenta, estaríamos aportando información sobre su fecha de nacimiento y su estado de salud.

cumpleaños

cumpleaños

Siguiendo esta forma de actuar, podríamos estar revelando durante años una gran cantidad de información sobre la vida del pequeño. Lo peor de todo es que cualquiera podría analizar esta información con malos fines: pederastas, hackers e incluso compañías tecnológicas.

Haz tu cuenta privada

Tanto en Instagram como en Facebook es posible elegir el nivel de privacidad de las publicaciones. Para evitar que cualquiera utilice las fotografías de los niños, lo ideal es restringir al máximo su difusión.

facebook

facebook

En este sentido, en Instagram existe la posibilidad de convertir un perfil público en uno privado. De esta manera, cualquiera que quiera seguirte y ver tus publicaciones tendrá que contar antes con tu aprobación.

Lo mismo ocurre en Facebook, donde el usuario podrá escoger quién ve sus publicaciones e incluso ocultarlas a determinados contactos. Desde un usuario en concreto, hasta solo nuestros amigos, amigos de nuestros amigos, etcétera. Cuánto mayor sea el filtro, menos posibilidades habrá de un mal uso de las imágenes.

Nada de fotos de niños desnudos o bañándose

Expertos centrados en la protección de menores recomiendan no publicar ninguna foto de niños pequeños desnudos o mientras se bañan, relata Stern. Tampoco es aconsejable utilizar hashtags comunes si se suben estas imágenes.

niños agua

niños agua

Algunos como #nakedchild o #bathtimefun son utilizados por depredadores sexuales para encontrar fotografías de este tipo y subirlas a plataformas de pornografía infantil. Un simple hashtag podría hacer que tu hijo acabase en uno de esos sitios web, así que mejor no los uses.

No sabes cómo podrían utilizar las fotos

El avance de tecnologías como la IA y el reconocimiento facial también podrían suponer un peligro para los más pequeños de la casa. Fotos compartidas durante años podrían estar entrenando a dichos sistemas para aprender cómo evoluciona el cambio de los rostros con el paso del tiempo.

En este sentido, es bien conocido que Facebook utiliza el reconocimiento facial en su plataforma; aunque, si así lo deseamos podemos desactivarlo, algo que recomendamos.

emoji

emoji

Otras personas también podrían utilizar una fotografía y cambiarla utilizando Photoshop. Por ejemplo, una imagen en la que un niño sostiene un balón de fútbol podría modificarse pareciendo que el pequeño sostiene una botella de alcohol o un cigarro. Una solución para evitar estos incidentes es poner emojis en las caras de los niños cuando subimos fotos de éstos a las redes sociales.

Si eres padre es muy importante que tengas en cuenta todos estos consejos. No sabemos qué consecuencias podría tener a largo plazo subir demasiadas fotos de niños pequeños a la red. Como dice el refrán, “mejor prevenir que curar”.