submarino ara san juan 4

submarino ara san juan 4

Tecnología

Cómo el submarino ARA San Juan fue encontrado

La armada argentina ha revelado cómo encontraron al submarino San Juan, gracias a la última tecnología de estudios del fondo marino.

Noticias relacionadas

La tragedia se confirmó el día de ayer. Los restos del submarino ARA San Juan, desaparecido con 44 personas a bordo, han sido finalmente descubiertos; así se da cierre a más de un año de angustia e incertidumbre para las familias de los militares. Pero aún no es el final de un caso que ha conmocionado a Argentina.

Aún quedan muchas cuestiones por resolver, muchos misterios que aún tienen que salir a la luz; el descubrimiento de los restos es sólo el inicio de otro largo proceso en el que se busca esclarecer la verdad.

Qué le pasó al submarino ARA San Juan

El San Juan era un submarino diésel de la Armada Argentina que desapareció el pasado 15 de noviembre de 2017. En el momento de la desaparición se encontraba volviendo a la base naval de Mar de Plata, después de participar en unos ejercicios militares. 44 personas se encontraban a bordo entonces.

Durante el trayecto, el capitán del submarino informó en sus comunicaciones de fallos en las baterías del submarino; estos habían sido provocados por la entrada de agua en el “snorkel”, el conducto usado para obtener aire para el motor diésel del submarino. El cortocircuito provocado por el agua a su vez se convirtió en un conato de incendio.

submarino ara san juan 6

submarino ara san juan 6

Eso fue lo último que se supo del submarino. Aunque inmediatamente se inició una operación de búsqueda, hasta ahora no había dado frutos; principalmente, por la magnitud de la zona en la que podría haberse hundido, y la gran profundidad a la que estarían sus restos.

Finalmente, el 17 de noviembre de 2018 la Armada Argentina confirmó en Twitter que se habían encontrado restos del submarino desaparecido. Fue justo un año después de la primera confirmación oficial de la desaparición.

Cómo encontraron al submarino San Juan

La operación de búsqueda no fue nada sencilla, ya que se sospechaba que el submarino estaba en el fondo del Océano Atlántico, y muy lejos de la costa. Se empezó a 370 kilómetros del golfo de San Jorge; y por aquel entonces la prioridad estaba en encontrar el submarino antes que la reserva de oxígeno de siete días se agotase.

Con el tiempo, fue evidente que algo grave había ocurrido; ya que incluso sin comunicaciones, el submarino habría llegado a su destino para entonces. 15 días después de perder las comunicaciones, la armada declaró que la misión de rescate había terminado sin éxito. Ahora el objetivo era encontrar los restos del submarino, una tarea que podría no haber dado nunca fruto.

A lo largo del 2018, la empresa Ocean Infinity puso al servicio de la búsqueda al navío Seabed Constructor; cuyo equipo ha sido el que finalmente encontró los restos del San Juan.

submarino ara san juan 1

submarino ara san juan 1

El ARA San Juan fue encontrado a 907 metros de profundidad, a unos 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia. Las imágenes de sónar obtenidas revelan que el submarino está completo, pero muy dañado. Los restos sólo se extienden a unos 70 metros por el fondo marino, lo que indica que no hubo explosión; más bien, hay indicios de implosión, que se produjo al caer en profundidad rápidamente.

Ocean Infinity y el Seabed Constructor, la tecnología detrás del descubrimiento

Las operaciones de búsqueda del Seabed Constructor han recibido elogios de todo el mundo, por ser capaces de descubrir unos restos que muchos daban por perdidos para siempre.

La clave está en la tecnología que usa este buque. Ocean Infinity es una compañía estadounidense de estudio hidrográfico; dedicada al estudio del fondo marino. Un campo que ha avanzado mucho en los últimos años, principalmente gracias a la tecnología de drones submarinos, Inteligencia Artificial y autonomía.

Normalmente el Seabed Constructor usa esta tecnología para realizar estudios geofísicos y geotécnicos del fondo marino; lo que lo hizo capaz de detectar los restos del submarino.

submarino ara san juan 2

submarino ara san juan 2

Aunque el navío puede tener hasta 102 tripulantes, su trabajo no consiste en bajar a las profundidades. En vez de eso, ese peligroso trabajo recae en vehículos autónomos y operados a distancia. Estos UAV, como se conocen por sus siglas en inglés, son capaces de trabajar a 6.000 metros de profundidad.

Lo más interesante es que, aunque hay versiones controladas desde el barco de manera remota, también son capaces de trabajar por su cuenta, de manera autónoma y sin estar conectados con el barco. Pueden explorar el fondo marino por su cuenta, a una mayor profundidad; y volver con todos los datos necesarios para el estudio.

submarino ara san juan 3

submarino ara san juan 3

Los UAV cuentan con una gran cantidad de sensores y radares sonar, además de cámaras de alta definición. Usando los sensores no solo pueden navegar por las profundidades, sino detectar características únicas del lecho.

Pueden recuperarse los restos del submarino

Una vez encontrado el submarino, la gran duda es si se puede recuperar. Que sufriese una implosión hizo que la estructura del submarino no se partiese, como en una explosión; el submarino está relativamente completo, y sólo hay restos a lo largo de 70 metros.

submarino ara san juan 5

submarino ara san juan 5

Esto son buenas y malas noticias para una posible tarea de recuperación. Por una parte, no es necesario explorar toda la zona en busca de restos, pero por otra, reflotar un navío de 68 metros de longitud no es sencillo.

El ministerio de defensa argentino ya ha advertido que no cuenta con los recursos para recuperar el submarino; sin embargo, eso no significa que no sea posible. Pero Argentina tampoco tenía los medios para encontrarlo en primer lugar, de ahí que fuese el buque de una empresa estadounidense el que finalmente lo consiguió.

Por lo tanto, todo dependerá de una gran inversión monetaria y la búsqueda de empresas privadas capaces de llevar a cabo semejante tarea. El gobierno argentino afirma que quiere descubrir la verdad, y en ese caso recuperar el submarino puede ser imprescindible.

Se desvelará algún día lo que ocurrió de verdad

Porque aún no se sabe a ciencia cierta qué pasó hace un año para que el submarino acabase donde está. La localización al menos encaja con la de su última comunicación, pero el misterio está en qué desastre ocurrió.

El ARA San Juan era un submarino viejo, de 1982; por lo tanto, ya había pasado los 30 años reglamentarios. Pero cinco años antes de su desaparición fue renovado, con la instalación de nuevos motores y baterías.

Lo que sabemos es que el submarino sufrió una implosión; esto ocurre cuando la presión del exterior es mucho mayor que la del interior. El metal no es capaz de soportar semejante presión y se pliega sobre si mismo, rompiéndose la estructura. Los submarinos están preparados para estos cambios de presión, pero hasta su estructura no es capaz de aguantar si se sufren cambios bruscos; como el que ocurriría si el submarino se hubiese hundido por otra razón.

Es poco probable que la implosión en si misma fuese la causa de la tragedia; y que esta fuera consecuencia de otro evento. Esto concuerda con informes de agencias internaiconales, que detectaron un fuerte sonido en la zona horas después de la última comunicación del submarino. Por lo tanto, el incendio reportado por el capitán puede ser la clave del misterio.

Imagen de portada | Martín Otero