¿Echas de menos un dispensador inteligente de cerveza portátil que puedas llevar contigo a todas partes? Pues alguien lo ha inventado. Tera Brew, con sede en Los Ángeles, California (Estados Unidos) es la empresa que está detrás de esta obra, que está siendo financiada mediante Kickstarter, una de las plataformas de crowdfunding más barata.

Noticias relacionadas

A pesar de que en España no es algo tan común por la gran afición al vino y no a la cerveza, en Estados Unidos y otros países no es difícil encontrar a artesanos de la cerveza que crean la suya propia. Para este tipo de cerveza se usan tiradores que necesitan de cartuchos de CO2. Este nuevo gadget, en cambio, permite llevar nuestra cerveza (artesana o no) a donde queramos y sin tener que llevar con nosotros los molestos cartuchos de CO2, sino simplemente el dispensador inteligente, ¡y se sigue manteniendo refrigerada!

tera brew dispensador cerveza inteligente portatil destacada

No es tan móvil como se pinta, pues es para la casa, pero podremos desplazarlos sin problemas, pues es bastante liviano. No obstante, nos libraremos de los dichosos cartuchos de CO2 que no solo tendremos que estar cambiando constantemente, sino que además se agotan y hay que reponerlos (comprando más). Igual no es para llevarlo al campo de picnic (o sí), pero sí para llevarlo a una fiesta.

Cerveza fría y en cualquier sitio sin cartuchos de CO2

El ‘barril’ inteligente tiene tres niveles de refrigeración: 2ºC, 8ºC y 12ºC; ideal para los distintos tipos de cervezas y paladares. La temperatura la podemos regular manualmente. En cuanto a la presión del barril interno, para que la cerveza salga a la temperatura correcta, se presuriza de manera inteligente gracias a los sensores que incluye el aparato, ejerciendo mayor o menor presión para que salga a la velocidad adecuada.

tera brew dispensador cerveza inteligente portatil

En cuanto a la batería, esencial para mantener nuestra cerveza a la temperatura perfecta, incorpora una de litio que puede usarse para 6 barriles de los que monta, y con una duración estimada de duración de 2 semanas, cargándose al completo en tan solo 50 minutos. Vamos, que la podremos llevar a la próxima acampada y mantener nuestra cerveza a buen recaudo.

¿Y cuánto cuesta esta maravilla? Tiene un precio de 137 euros, algo más caro que un barril de CO2, pero, como decimos de nuevo, nos ahorramos la recarga de CO2, que no son gratis.