La madre naturaleza es una fuente constante de inspiración para diseñadores e ingenieros. Al fin y al cabo, las características únicas de los animales y las plantas son fruto de millones de años de evolución, en los que sólo los mejor adaptados han podido dejar descendencia; tiene sentido copiar los deberes de alguien que lleva tanto tiempo haciéndolos.

Noticias relacionadas

Esto se nota especialmente en el diseño de aparatos y vehículos, como por ejemplo, los aviones; no hace falta fijarse mucho para darse cuenta de las semejanzas entre un avión cualquiera y un pájaro. Incluso alguien que no hubiese visto nunca un avión diría que es un “pájaro de hierro”. Pero, ¿y si esa inspiración fuese más allá? Puede que, en vez de intentar luchar contra las leyes de la física, la solución para un transporte más eficiente y barato esté en copiar directamente estas características naturales.

El avión con forma de pájaro de Airbus

Esa es la propuesta de la “Bird of Prey” (ave de presa), el último concepto salido de la mente de los ingenieros de Airbus. El fabricante europeo desveló el resultado de su último desarrollo interno en el Royal International Air Tattoo en el Reino Unido, y dejó a todo el mundo con la boca abierta. No es para menos, porque se trata de uno de los diseños que más abraza la idea de basarse en la naturaleza. Prácticamente todas las partes del avión están inspiradas en las de un ave.

Incluso el morro y el color escogido se asemejan a las de un halcón o un ave similar, pero donde realmente han echado el resto es en las alas, que están terminadas en unos estabilizadores con forma de pluma. Se trata de la evolución de los “winglets”, cada vez más usados en la industria aeronáutica para mejorar la eficiencia aerodinámica; puede que los hayas visto en aviones actuales, como aletas verticales en las puntas de las alas. Estas “plumas” cumplen una función similar, con el objetivo de reducir las turbulencias y por lo tanto consumir menos combustible para atravesar el aire y mejorar la estabilidad. No solo eso, sino que el timón no es vertical sino horizontal, con la forma de la cola de una rapaz; en este caso, decorada con la bandera del Reino Unido en homenaje al lugar de la presentación.

Pero tal vez lo más llamativo es que este avión no usa turbinas, sino propulsores de hélices, que hoy en día se usan sólo en aviones pequeños y los más veteranos. Sin embargo, Airbus afirma que han optado por este método de propulsión para asociarlo con un nuevo sistema, que permitirá usar entre un 30 y un 50% menos combustible.

Por el momento, el Bird of Prey no será construido, y servirá sólo como “inspiración” para la próxima generación de ingenieros de la compañía; por lo tanto, si estas características se hacen realidad, será en una forma mucho más comedida.