Tecnología

Cómo No Man's Sky ayudaría a colonizar otros planetas

El esperado título No Man's Sky ha dejado de ser un videojuego más de exploración y supervivencia para ayudarnos a colonizar otros planetas.

Noticias relacionadas

El esperado título No Man’s Sky ha dejado de ser un videojuego más de exploración y supervivencia para convertirse en una lección que nos ayudaría a colonizar otros planetas.

Nuestro sueño de viajar a través del espacio explorando lo desconocido ya es posible con No Man’s Sky, un juego en el que podremos descubrir un total de 18.446.744.073.709.551.616 planetas, analizar su fauna y flora, hacer frente a climas extremos y condiciones que nos pondrán al filo de nuestra supervivencia.

Pero hoy no toca hablar de lo maravilloso que puede llegar a ser sentirse tan minúsculo entre tanta galaxia. Cómo ya ha pasado con otros juegos, No Man’s Sky tiene algo que enseñarnos, un concepto práctico para la sociedad que quizás no se encuentre entre las intenciones originales de los desarrolladores; ser la clave para el ser humano en su tarea de colonizar otros planetas.

Buscando nuestro hueco en el Universo

En No Man’s Sky podremos visitar nuevos planetas, la mayoría de ellos inexplorados. Al aterrizar nuestra nave, de lo primero que se nos informa son las condiciones del planeta, información que tendremos que tener muy en cuenta si queremos aguantar lo suficiente sobre la superficie. Esto nos deja con un conjunto de factores que tendremos que tener en cuenta en la hora de buscar un planeta habitable para la especie humana:

  • Aquí hace un poco de calor: En este juego dispondremos de un traje térmico que nos ayudará a estabilizar nuestra temperatura durante un tiempo de forma que nuestro tiempo en el planeta sea lo más aprovechado posible. Sin él, un ser humano no podría vivir mucho tiempo a una temperatura superior a los 45ºC ya que sus proteínas se desnaturalizarían, perdiendo su estructura y función. Por el contrario, tampoco podríamos vivir en un planeta con temperaturas muy inferiores al 0ºC. Esto deja al jugador con la predilección en su búsqueda de planetas que no alteren nuestra condición fisiológica a través de la temperatura.
  • Todo el mundo necesita respirar: El espacio es muy grande, y tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Podemos bajar de la escotilla de nuestra nave y encontrarnos con una muerte instantánea al desconocer que el planeta tiene una atmósfera agresiva, carente de oxígeno y incluyendo algún elemento que en su forma gaseosa pueda ser nocivo. Un ejemplo en el Sistema Solar es Venus, un planeta que aunque comparta un gran parecido con la tierra, posee una presión y una temperatura que hace imposible la vida en él, pero que además en el hipotético caso que fuesen semejantes a los de la tierra, su atmósfera con un 96% de dióxido de carbono nos acabaría matando.
  • Haciéndose amigo hasta de los isótopos: Si repartiésemos los elementos de la tabla periódica por los diferentes planetas, estaríamos participando en una lotería a gran escala. En No Man’s Sky por ejemplo, los elementos carbono, hierro, zinc y plutonio son realmente esenciales para la construcción. Saber cómo identificar cada uno de ellos y reconocer dónde puedes extraerlo es una de las cualidades básicas que el ser humano tendrá que disponer si necesita colonizar otro planeta.
  • Darwin no estuvo aquí: Si no fuese poco añadir que la atmósfera de un planeta por sí sola puede dejarnos fritos, también podemos acabar siendo la cena de alguna especie que ni siquiera está en nuestra base de datos. Ir poco a poco descubriendo las especies que cohabitan con nosotros, es vital para la colonización.
  • No somos nadie sin la tecnología: En el juego se hace muy presente, que en nuestra tarea de colonizar planetas sería necesario una buena nave, dispositivos para el scanner del entorno y la recolección de los materiales, por no hablar de armamento para hacer frente a las posibles amenazas.

Estos junto a muchos más, son factores con los que los jugadores de No Man’s Sky se están familiarizando para sobrevivir durante su viaje. Comprender cada uno de ellos es la diferencia entre morir intoxicado en un país venosos o derretirse por pasar más de la cuenta a 100ºC.

Buscando compañía en No Man’s Sky

NMSplanet

Una de las primeras incógnitas que la comunidad comentaba previo a su lanzamiento, es la posibilidad de coincidir en un mismo planeta. Cómo bien habréis leído, hay una cantidad inmensa de planetas, por lo que coincidir no parece precisamente fácil. ¡Sorpresa! Contra todo pronóstico, ya han coincido dos jugadores en este enorme universo. Aunque el resultado no ha sido del todo cómo esperaban según Vidaextra, la intención es lo que cuenta.

Nuestro afán por encontrar a alguien más en los confines planetarios es tal que la reacción de estos dos jugadores en un primer momento fue la de ponerse en un amistoso contacto. Si la especie humana se repartiese por el universo y de forma casual se encontrasen dos poblaciones, podríamos predecir que el encuentro sería cómo el de estos dos exploradores.

Puede que No Man’s Sky no sea una lección de supervivencia de la NASA, pero ha situado inconscientemente unas bases básicas que podrían sernos de ayuda en la tarea de colonizar nuevos planetas, un futuro cada vez menos lejano frente a la situación decadente del globo terrestre.