Mente

Mente

Tecnología

Inventan una máquina capaz de visualizar nuestros pensamientos

Investigadores de la Universidad de Oregon inventan una máquina capaz de visualizar pensamientos a través de imágenes faciales.

Aunque pensemos que nuestra mente es un lugar infranqueable, la Universidad de Oregon os hará cambiar de idea con su nueva máquina para dibujar nuestros pensamientos.

En el universo Star Wars, villanos como Kylo Ren nos demostraban que la mente no es un lugar seguro, sino una fuente de información extraible para sus poderes. Nuestra caja fuerte, encargada de encerrar secretos, pensamientos oscuros, ideas únicas, nuestro amor platónico; la mente es un lugar abstracto y misterioso que todavía sigue siendo un rompecabezas para la ciencia.

Pero esta idea está por cambiar, ya que los investigadores de la Universidad de Oregon han desarrollado un dispositivo capaz de extraer los recuerdos de una persona, y mostrarlos a través de una pantalla, según el neurocientífico Brice Kuhl en Journal of Neuroscience.

De nuestro cerebro a la gran pantalla

migrana_cerebro

migrana_cerebro

Para comenzar su estudio, los investigadores eligieron a un total de 23 personas y recopilaron más de 1.000 fotos de caras de personas totalmente aleatorias. Se mostraron estas imágenes a los voluntarios, mientras se media su actividad cerebral a través de técnicas de Imagen de Resonancia Magnética (IRM).

Asignado al dispositivo de IRM, se usó un software que medía la actividad cerebral en términos matemáticos asociando números a cada cara en tiempo real, con un total de 300 números. Este primer experimento tenía el objetivo de asociar cambios en la actividad cerebral a cambios físicos en las caras mostradas.

Pasadas estas rondas, la inteligencia artificial tendría información suficiente para comenzar el grueso del estudio; recrear las caras de las personas basándose en la actividad cerebral de los participantes.

Así es posible visualizar pensamientos

Dibujar pensamientos

Dibujar pensamientos

En la imagen superior proporcionada por el Journal of Neuroscience, se realiza una comparativa de las zonas que emplearon para reconstruir la imagen facial a través de la actividad cerebral, basándose en dos regiones separadas del cerebro, el giro angular (ANG) y la corteza occipitotemporal (OTC).

Que no os asusten los inquietantes resultados, que parecen no llegar a ninguna parte, pues la clave de este estudio se encuentra en la asombrosa reacción de los participantes:

Al ver las reconstrucciones de otro grupo de participantes, fueron capaces de responder las preguntas que definían las características de las caras originales.

En pocas palabras, cada grupo de personas era capaz de leer los “pensamientos” (en este caso las caras) del otro grupo correspondiente.

El equipo está trabajando en tareas mucho más complejas, como reconstruir una imagen facial que está encerrada en un recuerdo y no en una experiencia reciente. El potencial de este estudio es inmenso, pero aun estamos lejos de poder hablar con nuestros amigos a través de los pensamientos, por lo que tendremos que conformarnos con la mensajería Whatsapp.