chip madera

chip madera

Tecnología

Consiguen fabricar chips biodegradables creados con madera

Tu próximo ordenador o dispositivo móvil podría ser un poco más respetuoso con el medio ambiente gracias a estos nuevos chips biodegradables de madera.

Noticias relacionadas

La conservación del medio ambiente es vital y cada pequeño gesto cuenta. Lo último: chips biodegradables creados a partir de madera.

Los viejos componentes electrónicos que ya no pueden ser utilizados tienen un impacto enorme en el medio, ya que por norma general suelen incluir componentes no biodegradables y tóxicos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin en colaboración con el FPL, un departamento de conservación del medio ambiente de Estados Unidos, para crear chips semiconductores con una composición casi al 100% de madera.

Gran parte del espacio que ocupan los chips electrónicos es utilizado por la propia base, la plataforma del chip. En esta ocasión, tal y como vemos en Science Daily, los investigadores han sustituido esa parte por una fina capa de nanofibras de celulosa (CNF), un derivado de la madera que es biodegradable y flexible.

Chips más respetuosos con el medio ambiente

Uno de los líderes del proyecto bromea que es tan biodegradable que si se dejan estos chips en un bosque nacerían hongos sobre ellos e incluso servirían como fertilizante.

chip-pc

chip-pc

Uno de los problemas con los que se encontraron fue que, al ser un compuesto derivado de la madera, también podría expandirse y contraerse en determinados ambientes y con humedad cambiante, algo que solucionaron aplicando otro esmalte que además protege el chip (imaginamos que también biodegradable, si no tendría poco sentido).

Con todo, el resultado son estos chips biodegradables creados a partir de madera que no tienen nada que envidiar en rendimiento a los chips tradicionales que se usan actualmente. Además, su coste de fabricación tampoco es alto, el problema está en que los procesos de fabricación en masa de los chips que se están fabricando en estos momentos ya es tan bajo que los fabricantes no querrán experimentar con técnicas más respetuosas con el medio ambiente.