distracción movil

distracción movil

Tecnología

Tenemos una capacidad de atención menor que los peces por culpa de los smartphones

Según un estudio realizado por Microsoft, la capacidad de atención del hombre se ha visto perjudicada por culpa de los teléfonos inteligentes.

Noticias relacionadas

Los seres humanos tienen una menor capacidad de atención que los peces de colores, gracias a los teléfonos inteligentes.

Según un estudio realizado por el gigante tecnológico Microsoft, desde el año 2000, las personas han perdido cuatro segundos en su capacidad de atención. Los resultados han bajado de los doce segundos a los ocho, y todo por culpa de los smartphones.

Dejando, de tal modo, a los peces de colores con una capacidad mayor para contener un pensamiento (9 segundos). Los investigadores encuestaron a 2000 canadienses, estudiando la actividad cerebral de otros 112 con electroencefalogramas. Terminaron afirmando que, los encuestados que poseían un estilo de vida más tecnológico, necesitaban de un esfuerzo mayor para centrarse en ambientes donde se requiere una atención prolongada.

Disminuye la capacidad de atención y aumenta la productividad

productividad

productividad

En el estudio realizado por Microsoft se percibió que, a pesar de que la capacidad de atención ha disminuido durante los últimos años, con el uso de los teléfonos inteligentes se ha producido una mejora en la productividad a la hora de realizar varias tareas.

Las personas más tecnológicas tienen, según los investigadores, “explosiones intermitentes de alta atención”. Este tipo de personas, continúa el equipo de Microsoft, son mejores para identificar a lo que quieren (o no) comprometerse, con una “necesidad menor” de meditar las cosas.

tecnologia coche

tecnologia coche

Según Bruce Morton, un gran investigador de la Western University, el estudio se traduce en que el ser humano necesita información y, del mismo modo que en el vehículo se han ido introduciendo pequeños dispositivos para que no aburra la monotonía del viaje, los gadgets que tenemos por casa son las vías de escape del cerebro al aburrimiento.