Tecnología

El bosón de Higgs podría explicar por qué no somos antimateria

Noticias relacionadas

En el Universo existen partículas y antipartículas. Cuando se creó el Universo todo era energía, y a medida que esa sopa caliente se enfrió se formó la materia y la antimateria. Según las leyes conocidas ambas formas de materia se formaron en iguales cantidades, sin embargo el universo conocido está formado por materia, y no antimateria. El archifamoso bosón de Higgs podría ser el responsable.

El bosón de Higgs, materia y antimateria

La antimateria es un concepto relativamente moderno (se propuso en torno a 1925) y se demostró unos años depués. Esta forma de materia tiene la caracterísitica de ser idéntica a la materia que conocemos, pero con carga eléctrica opuesta. Para cada una de las partículas que existe una antipartícula asociada. Esta antimateria se comporta según las mismas leyes físicas por lo que no hay razón aparente para que el universo no esté compuesto de ella.

google

google

Pero la materia y la antimateria tienen una extraña relación de amor odio un poco inestable. Cuando una partícula y una antipartícula choquan, se aniquilan en un estallido de energía. Esto hace que según la física tal y como la conocemos, el Universo no debería tener una cantidad de materia tan grande como existe. La materia y antimateria deberían haberse creado en igual cantidad por lo que estarían en constante aniquilación y creación.

Este es un misterio que lleva con nosotros desde 1925 y del que sobre el que existen múltiples teorías de las cuales la mayoría ha sido desmentida. Una de las últimas posibilidades que se barajan es que el responsable de esta asimetría sea el por todos ya conocido bosón de Higgs. En concreto una hipotética característica suya de la que aún no sabemos mucho.

Lo interesante de esta explicación es que sin necesidad de introducir nuevas interacciones ni partículas se podría explicar un gran misterio de la física actual. Para ello sería necesario que la interacción entre el Higgs y el resto de partículas tuviera una intensidad diferente al principio del Universo. Esto provocaría una asimetría en el proceso de creación de partículas y antimpartículas y daría lugar a una cantidad mayor de materia que antimateria.

Soluciones a la antimateria sin Higgs

Otras hipótesis más sencillas conceptualmente pero mucho más improbables que se siguen barajando pasan por un universo dividido en zonas con materia y zonas con antimateria o la introducción de partículas nuevas o procesos aún no conocidos. Aunque a la mayoría estas últimas opciones nos suenan mucho mejor, en general los físicos teóricos tienen predilección por aquello que se puede entender sin introducir conceptos nuevos y ellos son los que ‘mandan’.

Como siempre os decimos, esto no es más que una especulación que encaja con las leyes conocidas y hasta que no haya un experimento sólido (o mejor, muchos) no podremos tomar esta posibilidad como cierta. Pero como a todos nos gusta imaginar posibilidades y fantasear, divirtámonos pensando en la posibilidad de que lo que nos da masa, sea el causante de que no seamos antimateria.

Fuente: Physical Review Letters