Tecnología

La dieta mediterránea, la mejor para prevenir un ictus

A medida que cuidamos menos nuestra salud o estilo de vida, aumenta nuestro de riesgo de sufrir una gran variedad de enfermedades, sobre todo y muy especialmente enfermedades vasculares, destacando entre ellas el infarto cardíaco o el accidente cerebrovascular (más conocido como ictus). Hoy en día, las enfermedades vasculares se han convertido en la primera causa de muerte, representando entre el 35-40% de la mortalidad global. Por ello, es importante poder prevenir estas situaciones y ser conscientes de ellas. Hoy nos centraremos en la posibilidad de prevenir un ictus gracias a nuestra querida dieta mediterránea.

Bondades de la dieta mediterránea: Prevenir un ictus

Al menos a esa conclusión se ha llegado por parte del Dr. Ayesha Sherzai y sus colegas de la del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York, cuyo trabajo se ha presentado en la Reunión Anual de la American Stroke Association. Y, aunque dicha investigación no ha podido demostrar una relación causa-efecto entre dieta y prevención de ictus, la evidencia es significativa.

Para llegar a esta conclusión, se analizaron los datos de más de 104.000 profesores, con una media de 52 años de edad, de California durante varios años. El 90% de los individuos eran de raza blanca y el 10% de raza negra; fueron divididos en 5 grupos según su adhesión a la dieta mediterránea. Así pues, tras el seguimiento, se demostró que a mayor adhesión a la dieta mediterránea, menor era el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o ictus causado por un coágulo sanguíneo. Aunque, curiosamente, no era suficiente seguir un plan de alimentación saludable para prevenir otras situaciones como un derrame cerebral hemorrágico, por ejemplo.

Los otros beneficios de la Dieta Mediterránea

Como ya sabéis, poder prevenir un ictus no es el único beneficio de la dieta mediterránea. También podemos nombras otros beneficios como la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca, demencia o muerte; aunque, como hemos mencionado, aún no se ha podido demostrar una relación causal entre la dieta y el riesgo de ictus.

Además, en su momento si se llegó a una correlación entre la dieta mediterránea y otras enfermedades o factores de riesgo como la hipertensión, gracias a la creación de ácidos grasos nitro, capaces de disminuir la tensión arterial. Y, precisamente, la hipertensión es el principal motivo de sufrir un ictus o accidente cerebrovascular en la actualidad, por lo que la dieta tendría una función indirecta de prevención en este caso (al disminuir la tensión arterial, disminuiría el riesgo de ictus como consecuencia).

Cabe destacar que los autores afirman que el estudio fue especialmente riguroso, teniendo en cuenta otros posibles factores de confusión como el ejercicio, la ingesta calórica total, el índice de masa corporal, el tabaquismo o el estado hormonal, entre otras situaciones que pueden aumentar o disminuir el riesgo de esta enfermedad.

Vía | Medicinet.

Fuente | American Stroke Association.