applesamsung

applesamsung

Tecnología

Samsung y la prohibición de productos Apple en EEUU: ¿Qué está pasando en realidad?

Noticias relacionadas

Cuando parecía que el mar estaba en calma entre los coreanos de Samsung y los americanos de Apple, salta la noticia de que los chicos de Cupertino han perdido un juicio en EEUU contra Samsung por infringir patentes relacionadas con la conectividad 3G que Apple ha incorporado en sus dispositivos.

Esta decisión del tribunal ha sido festejada por Samsung pues, según ellos, “esto confirma el historial de Apple de aprovechar las innovaciones tecnológicas de otros”. Además, supone un soplo de aire fresco tras la contundente “derrota” que sufrieron los de Samsung el pasado verano, cuando un juez les obligó a pagar a Apple más de 1000 millones de dólares.

La sentencia prohibe que se sigan vendiendo en EEUU el iPhone 3GS, iPhone 4 y los iPads 2 y 3 (en su versión 3G con AT&T). Pero ojo, pues dos de esos dispositivos ya no están a la venta (iPhone 3GS y iPad 3) y los otros dos están cerca del final de su ciclo (iPhone 4 y iPad 2), por lo que esta medida no afectará apenas a Apple ya que el grueso de sus ventas es gracias al iPhone 4S, iPhone 5 y los iPads mini y de 4ª generación.

No obstante, Apple tiene aún dos oportunidades de evitar que esto se produzca. La primera pasa por la Casa Blanca, donde Barack Obama tiene un plazo de 60 días para aplicar su veto y, por lo tanto anular la decisión del tribunal. Sin embargo, todo apunta a que esto no ocurrirá y aceptará la sentencia de los jueces.

La segunda oportunidad pasa por apelar la sentencia pasado este plazo de 60 días, algo que en el pasado les ha funcionado a otras compañías. Pero, sinceramente, dudo que merezca la pena, pues hasta primeros de Agosto no podrían hacer nada y justo un mes o dos más tarde esos productos que se han prohibido quedarían descatalogados.

En conclusión, Samsung ha ganado el juicio, sí, pero esto apenas va a afectar económicamente a Apple, pues algunos de estos dispositivos ya están descatalogados, y el resto lo estarán en breve cuando Apple lance el nuevo iPhone y los nuevos iPads en Septiembre/Octubre. La única razón por la que creo que Apple podría apelar es para lavar su imagen, pues de no hacerlo sería como si se reconociesen culpables; pero no por motivos económicos.