Tecnología

Los ratones pueden oler péptidos relacionados con el sistema inmunitario

Noticias relacionadas

 

Hoy os voy a hablar de un artículo que me ha resultado muy interesante. Existe la teoría de que los animales, incluyendo al ser humano, son capaces de oler ciertos péptidos relacionados con el sistema inmunológico, hecho que influiría a la hora de escoger pareja. Al fin, esta teoría ha sido comprobada en ratones por científicos de las Universidades de Tübingen y Saarland, ambas en Alemania. Los resultados de su estudio se publican estos días en Nature Communications.

Los ratones identifican en la orina péptidos relacionados con el sistema inmune

Los péptidos estudiados son producidos por los genes del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC). Elegir una pareja con unos genes del MHC mejor que el de otros aseguraría tener una descendencia fuerte ante los patógenos.

 

Los genes del MHC determinan qué péptidos del MHC van a presentar en su superficie las célula “natural killer”, también conocidas como células asesinas o células NK del sistema inmune. Estas células son las encargadas exterminar a las células infectadas por virus, bacterias, hongos y parásitos pero su principal ataque se centra en el ataque a células cancerosas, impidiendo su expansión y formación de metástasis.

Según la teoría inicial, estos péptidos pueden comunicar un cierto olor que ofrece información sobre los genes del MHC. Para probar la teoría, crearon péptidos sintéticos del MHC, haciendo que apareciesen de forma mayoritaria en la orina y se vio que este hecho influyó en el comportamiento de los ratones. Los científicos mantienen que la orina de los ratones lleva el olor de estos péptidos, activando las células olfativas de los ratones e influyendo en su comportamiento.

A día de hoy, aún no se ha detectado ninguno de estos péptidos del MHC en la orina, sudor o saliva de los humanos. En contraposición, existen otro gran número de péptidos presentes en la orina humana que deberían tenerse en cuenta para hacer estudios similares. Tal vez estos péptidos de mayor presencia enmascaren al completo la influencia de otros que son los que proporcionan la información sobre el sistema inmune.

 

Fuente: Universidad de Tübingen, Nature Communications