La batalla legal entre Google, Apple y Epic Games sigue dando de qué hablar. La desarrolladora de Fortnite sigue enzarzada en su periplo judicial, y desde España vemos como estas demandas van revelando supuestos detalles sobre los actos anticompetitivos de ambas empresas. Ahora, Google habría pagado a fabricantes Android para evitar instalar otras tiendas de apps.

Noticias relacionadas

Tal y como revela una nueva sección de los escritos de las demandas antimonopolio de Epic Games, en 2019 Google habría ejecutado un programa llamado Premier Device Program, que habría otorgado beneficios tanto económicos como empresariales a fabricantes Android para no incluir tiendas alternativas a la Google Play Store.

Específicamente, la norma establecía que las aplicaciones "con privilegios de instalación de APKs" estarían prohibidas sin la aprobación de la propia Google. A cambio, los fabricantes aceptarían mayores ingresos por búsquedas de lo que recibirían en condiciones normales.

Nada más que la Play Store

Google Play Store.

Según recogen los escritos, los fabricantes que se acogieran a esta normativa, recibirían una participación del 12% en los ingresos de búsqueda de Google. Un aumento del 4% respecto al porcentaje estándar. Así lo detalla Epic Games en su demanda, asegurando que este programa "no se conocía públicamente", ni siquiera la propia compañía de Tim Sweeny.

Además de esto, Epic Games acusa a Google de haber tratado "de ocultar su conducta anticompetitiva [...] incluyendo en los acuerdos una cláusula que restringe a los signatarios de hacer 'cualquier declaración sobre el acuerdo", incluso sin "la aprobación previa por escrito de la otra parte".

Samsung Galaxy Note corriendo Fortnite.

En la demanda se exponen nombres. En teoría, Google habría mejorado este trato para algunas empresas específicas. Por ejemplo, LG y Motorola ganaron todavía más beneficios debido a este acuerdo, ofreciéndoles una comisión de entre el 3 y el 6% de lo que los clientes habrían gastado en Google Play Store, en sus dispositivos.

En cifras, LG acordó el 95% de sus dispositivos al acuerdo, y Motorola el 98%. BBK Electronics, firma que aglomera a OnePlus, Vivo y Oppo (además de otras) también habría cedido al acuerdo, designando hasta el 70% de sus teléfonos en el programa de Google. Xiaomi y Sony son algunos de los fabricantes que menos cifras de dispositivos han adscrito al programa, con un 40 y un 50% respectivamente.

Epic deja claro que el hecho de que este acuerdo haya tenido tanta aceptación ha conseguido que la Google Play Store sea la tienda principal de Android, pese a que este sistema admite la instalación de otras tiendas de aplicaciones y que sea un sistema abierto para los usuarios.

También te puede interesar...