La última campaña publicitaria de Google Fotos parece admitir que el formato de “Alta calidad”, que es el recomendado cuando usamos la app oficial, en realidad daña las imágenes y las guarda en una calidad muy inferior.

Noticias relacionadas

Los usuarios de Google Fotos han recibido en los últimos días un correo en el que la compañía las diferentes ventajas recibidas por pagar por el servicio, entre las que se encuentran nuevas funciones de edición y una mayor capacidad de almacenamiento. Es un intento de evitar que los usuarios busquen alternativas a Google Fotos. Incluso hay quienes se montan un NAS con su propio Google Fotos.

Estos correos llegan después de que Google haya anunciado que, a partir del próximo mes de junio, el almacenamiento ilimitado gratis en Google Fotos se acabará; si gastamos los 15 GB disponibles en nuestra cuenta gratuita, no podremos almacenar más fotos sin importar la calidad en la que estén.

Es un gran cambio respecto a la situación actual, en la que Google no cuenta el espacio ocupado por las fotos y vídeos grabados en el formato de “Alta calidad”, desarrollado y fomentado por la propia Google. En cambio, las fotos en “Calidad original” sí cuentan para contar el almacenamiento usado.

Menos calidad en Google Fotos

Un detalle de estos correos promocionales trata precisamente de este formato de “Alta Calidad”, y sorprendentemente, ahora Google parece reconocer que no es tan bueno como lo vendió.

En el correo se muestra una imagen animada, que muestra la diferencia entre dos configuraciones de calidad diferentes. El texto inferior afirma que las fotos en calidad original “conservan todos los detalles y se pueden ampliar, recortar e imprimir sin que se pixelen”.

Comparativa de Google entre una foto en calidad original y modificada Google Omicrono

En la imagen comparativa, claramente exagerada, la foto de la derecha se ve pixelada y con menos colores que la original a la izquierda. No está claro exactamente si la foto de la derecha es la imagen guardada con “Alta calidad”, pero en todo caso, Google parece inferir que, si no guardamos las fotos en calidad original, perderemos todos esos detalles.

Esto es un giro de 180 grados respecto a la presentación original del formato de “Alta calidad”. En su día, Google lo presentó como la mejor alternativa para guardar las fotos perdiendo la mínima calidad posible; en la presentación, Anil Sabharwal, vicepresidente de Google, afirmó que “Alta calidad” ofrecía una calidad “casi idéntica” a la de nuestras fotos originales.

Cómo Google cambia las fotos

Sin embargo, esto no es totalmente cierto, y la propia Google lo reconoce dentro de la ayuda de Google Fotos. En la sección dedicada a elegir el tamaño de las fotos, Google explica los pasos que da cuando subimos una foto en “Alta calidad”.

Las fotos en “Alta calidad” son comprimidas para ahorrar espacio de almacenamiento. Esto es especialmente notable en las fotos más grandes de 16 megapíxeles, ya que entonces serán reducidas a 16 megapíxeles como máximo. Por lo tanto, las fotos tomadas con los móviles más modernos, que pueden tener sensores de mucha mayor resolución, pierden calidad.

Google indica que 16 megapíxeles es suficiente para imprimir fotos de un tamaño de  60 cm x 40 cm. Sin embargo, en el correo enviado esta semana, Google indica que las fotos no almacenadas en calidad original pueden aparecer pixeladas cuando las imprimimos.

Google One nos permite guardar fotos, vídeos, contactos y más Google Omicrono

Además, los vídeos en “Alta Calidad” con una resolución superior a 1080p también serán reducidos a esa resolución; en cambio, vídeos a 1080p o inferior se verán más cercanos a la calidad original, aunque también serán modificados.

Si estas limitaciones son importantes, es algo que dependerá de cada usuario; la mayoría de la gente probablemente no podrá distinguir entre “Alta calidad” y “Calidad original”. Pero es precisamente por eso que esta nueva campaña publicitaria de Google ha despertado tantas dudas.

Parece evidente que Google quiere promocionar que los usuarios paguen por Google One, que a partir de 1,99 euros al mes ofrece 100 GB de almacenamiento en la nube, usado tanto por Google Fotos como por Gmail y el resto de servicios como Drive. Sin embargo, al hacerlo puede haber cometido el error de presentar su servicio gratuito como peor de lo que probablemente es.

Te puede interesar...