Facebook, Twitter e Instagram son las redes sociales más populares en España, sin embargo, una nueva app ha comenzado atraer el interés de los más fanáticos de la tecnología: Clubhouse y a la que ha llegado en las últimas horas Elon Musk, desatando el interés por la misma.  

Noticias relacionadas

Su propuesta es completamente diferente ya que se centra exclusivamente en el audio. No a través de mensajes de voz como sería lo habitual en WhatsApp, sino que es una conversación abierta en grupos, un gran foro de debate en tiempo real que alberga hasta 5.000 usuarios por sala.

Los usuarios de Clubhouse pueden moverse por diferentes salas virtuales y escuchar o debatir con otras personas sobre cualquier tema, como arte, política, programas de televisión o cultura, entre otros. Eso sí, el gran handicap para poder hacerlo es la necesidad de invitación y tener iPhone, pues la app aún no está para Android.

Más allá de Elon Musk, Muchas celebridades están utilizando Clubhouse, desde el actor Jared Leto hasta el rapero Drake o la periodista Oprah Winfrey, por lo que esta aplicación se ha vuelto viral en las últimas semanas. Pero, ¿qué es exactamente Clubhouse y cómo se usa? Para no perder detalle alguno y tras probarla durante días, explicamos a fondo qué es y cómo funciona esta nueva red social.

Cómo me invitan

Lo primero que hay que destacar de Clubhouse es que esta aplicación no está disponible para todo el mundo. Es decir, la red social se puede encontrar y descargar por el momento en la App Store de Apple para iPhone, pero el acceso a ella es exclusivo: para poder entrar hace falta una invitación.

Así es la página de inicio de Clubhouse. Nacho Castañón Omicrono

Cada nuevo usuario tiene dos invitaciones que puede utilizar para dar acceso a dos de sus contactos. Al seleccionar a la persona a la que se le quiere invitar a usar Clubhouse, se le envía automáticamente un mensaje con un breve texto de bienvenida y un enlace para descargar la app.

Conforme pasen las semanas y el usuario tenga mayor veteranía en Clubhouse tendrá una mayor cantidad de invitaciones. Además, los usuarios registrados podrán invitar a otros a la red social sin gastar invitación si quien quiera entrar ha ido a la web de Clubhouse y se ha apuntado a la lista de espera. Una forma de saltarse la cola.

Si no tenemos amigos con cuenta en Clubhouse, siempre cabrá ir a la web y apuntarse reservando el nombre de usuario. Para hacerlo bastará con descargar la app, efectuar la reserva y esperar a que el servicio vaya desplegando gradualmente las invitaciones que tiene en reserva.

Cómo empezar

La primera vez que se abre la aplicación de Clubhouse aparece un mensaje en el que se alerta que no se trata de una versión final, y que por ese motivo se está agregando a los usuarios gradualmente para asegurarse de que funciona perfectamente. Para crear un perfil existen dos opciones: importar la cuenta de Twitter o introducir la información manualmente.

Clubhouse 'obliga' a escoger temas de interés. Nacho Castañón Omicrono

Si se elige esta última, la aplicación pedirá que se rellenen una serie de campos, como el nombre completo, el nombre de usuario y la foto de perfil. Por otro lado, Clubhouse también solicita acceso a la lista de contactos para poder conocer quién se encuentra ya en la red social.

Una vez completados estos pasos, tan solo queda encontrar personas a las que se desea seguir y seleccionar los temas que más interesan: desde lugares del mundo hasta tecnología, deportes o cosas de la vida, como la paternidad.

Debates y mesas redondas

Una vez creado el perfil, lo primero que aparece es una página de inicio bastante sencilla en la que se encuentran las listas de debates que se están produciendo en ese momento, así como aquellos que están programados para más tarde. Siempre que se accede a una de estas salas se hace como 'oyente' y en cualquier momento uno se puede unir y hablar con los demás.

Para ello basta con pulsar el botón de "levantar la mano" para que el 'moderador', la persona que ha creado dicha sala, pueda dar los permisos correspondientes para ser 'ponente' y, por lo tanto, poder hablar. Por su parte, el 'moderador' también posee la libertad de silenciar a los demás y de terminar una conversación cuando considere necesario.

En la página de inicio también se encuentra un botón grande para crear una sala. Al pulsarlo, la aplicación da elegir entre tres tipos: una abierta para todo el mundo, otra para crear una sala con las personas que se sigue y una última para crear un grupo privado. En este último caso habrá que escoger manualmente las personas con las que se quiere hablar.

En Clubhouse se pueden crear hasta tres tipo de salas. Nacho Castañón Omicrono

La pestaña del calendario, que se encuentra al lado de las notificaciones, permite ver todo lo que está programado e, incluso, crear una sala con su tema de debate y fijar el día y la hora en la que se quiere que se emita. En cuanto a la privacidad, en la red social está estrictamente prohibido grabar cualquier conversación, por lo que todos los encuentros están protegidos.

Clubhouse es, en definitiva, una especie de foro basado en la voz en el que se puede participar en debates sobre todo tipo de temática con desconocidos. Unas charlas que se dan como una gran mesa redonda virtual y que pueden servir para establecer contactos y para aprender.

Sin embargo, su idea puede parecer algo caótica, en el sentido de que no hay turnos para hablar y en grupos de muchos usuarios pueden surgir interrupciones constantemente. Sobre su éxito, habrá que esperar para conocer qué futuro tiene esta aplicación en países como España, donde reinan otro tipo de redes sociales y otras aplicaciones para hablar, como Discord.

Te puede interesar...