La API que permitirá rastrear los iPhone de Apple estará lista este mismo mes. Así se lo ha hecho saber Tim Cook a Thierry Breton, Comisario Europeo el pasado 23 de abril. Esta API permitirá realizar un seguimiento de los contactos para evitar la propagación del coronavirus.

Noticias relacionadas

La fecha elegida será el día 28 de abril, según las declaraciones del Comisario Europeo. Tim Cook aseguró hace ya un tiempo, cuando anunció su cooperación con Google, que esta solución estaría preparada para el mes de mayo, pero no dijo fechas concretas hasta ahora.

Tal y como informan Reuters y Mac Rumors Breton y Cook hablaron no solo de la disponibilidad de la API, sino de los países que se beneficiarán de la misma. Breton no ha dudado en hablar con Cook, advirtiéndole de que hay países que, más que querer luchar contra el coronavirus, quieren aprovechar esta situación para obtener información, lo que implicaría el desarrollo de medidas.

La API llegará en abril

Las preocupaciones de Breton no son nuevas, ya que aunque Google y Apple han querido dar detalles de las garantías de sus medidas, el Comisario no se queda contento. La API no expondrá información de ningún tipo, ni siquiera a Apple, y mucho menos a gobiernos involucrados. Y la implicación de Apple en asuntos de privacidad respalda este hecho.

Tim Cook, durante la presentación del iPhone 11 en California. Efe

La API, por mucho que pueda generar preocupación, tiene varios detalles que hacen pensar que las intenciones de Apple son buenas. Para empezar, no está obligando a nadie a usar esta API; su uso es completamente voluntario (de ahí que Breton tenga sus propias preocupaciones). A nivel de usuario, seremos nosotros los que tendremos que descargar apps que hagan uso de esta API, y en caso de que no lo hagamos, el sistema la deshabilita.

La medida tampoco es nueva, por increíble que parezca. Países como Israel o Singapur tienen aplicaciones similares (de hecho, Europa quiere una similar), y nos ayudaría a delimitar zonas calientes con personas infectadas por el coronavirus o, en su defecto, en las que no se respete el confinamiento y puedan ser susceptibles de tener mucho tráfico de gente.

Sin embargo no hay resultados fehacientes que apoyen esta propuesta. Falta ver qué aplicaciones incluirán dicha API, y sobre todo, cuántas personas las usarán. Porque el éxito de estos sistemas depende casi exclusivamente del éxito de dichas apps, y no faltarán desarrolladores que intenten abusar de la API. No obstante, estas apps tendrán que pasar rigurosas barreras de seguridad, máxime cuando Apple ya ha advertido que tendrá mano dura en el asunto.